Famosos

Los Grammy latinos se rinden al Motomami de Rosalía, a Jorge Drexler y a Georgina

El pop-rock de Jorge Drexler, la música alternativa de Rosalía (espectacular con su vestido transparente con aplicaciones de Miu Miu) y las composiciones tradicionales de la nonagenaria Ángela Álvarez, protagonizaron la diversidad de la música hispana premiada en la 23ª gala de los Latin Grammy celebrada este jueves en Las Vegas.

En labores de presentación teníamos nada menos que a Georgina Rodríguez. La mujer de Cristiano lució un modelo brillante sin hombros, con abertura lateral, un diseño de Philosophy di Lorenzo Serafini. Eligió además joyas de Chopard. Un estilismo de la española Alba Melendo que ya ha trabajado con la influencer.

Aunque el favorito de la noche era Bad Bunny, incluso para el propio Drexler, el músico uruguayo se llevó siete gramófonos, entre los que destacan mejor canción y mejor grabación para el tema "Tocarte", en el que comparte créditos con C. Tangana.

El músico no se cansó de expresar su asombro al ser el más galardonado de la noche, pero celebró "los puentes" existentes que ha creado el idioma español en la música en todos sus diversos estilos.

Rosalía se llevó el premio en una de las categorías más importantes de la celebración como mejor álbum del año por "Motomami", no escondió su emoción por haber sido seleccionada, pues confesó que en algún momento pensó que dicha condecoración sería para Drexler.

No obstante, celebró el impulso de las mujeres en la música y la apertura de la industria al aceptar un disco tan ecléctico como el suyo al que dedicó tres años de proceso creativo y que confesó ha sido: "El disco por el que más me tocó pelear". 

Lo más inesperado de la noche fue el nombramiento como mejor nuevo artista a Angela Álvarez, una cubana de 95 años de edad que comenzó su carrera como cantante en la vejez impulsada por su nieto, pero la mujer tuvo un empate con la mexicana Silvana Estrada quien ha sido comparada con la grandeza de

Los presentes también presenciaron la emoción de Christina Aguilera al ganar el reconocimiento a mejor álbum vocal de pop tradicional por su disco, que marcaba el regreso total de la cantante de ascendencia ecuatoriana al idioma español.

No obstante, la gala también estuvo marcada por la ausencia de grandes figuras, especialmente la de Bad Bunny, el artista más nominado de la noche, aspirante a diez gramófonos de los cuales solo se llevó dos, así como el español C. Tangana, quien no estuvo presente para recibir los dos Grammy correspondientes de su canción  junto a Drexler.

Entre los números musicales destacados de la gala estuvieron la presentación de Aguilera con Nodal del tema  Cuando me de la gana, la presentación del puertorriqueño Rauw Alejandro, quien deleitó con su baile a sus colegas, así como la dramática presentación del cantante de bachata Romeo Santos. La presencia femenina en la música se sintió con Karol G, Rosalía, Ángela Aguilar y Anitta, quienes inundaron el escenario con presentaciones individuales llenas de fuerza femenina, sensualidad y baile. Karol subió la temperatura del ambiente al cantar Gatúbela, mientras que Rosalía presentó Hentai transformada con el pelo corto y en color negro. Anitta,  además de hacer de conductora del evento, cantó en vivo el tema viral Envolver en donde realizó su famoso paso de reguetón, mientras que Ángela Aguilar impactó con un traje azul de lentejuelas inspirado en Elvis Presley, pero mexicanizado con motivos charros. Mientras que artistas de habla no hispana también acompañaron la celebración latina, como el estadounidense John Legend, quien estuvo junto a Sebastián Yatra en el escenario cantando Tacones rojos, y la leyenda británica Elvis Costello; quien deleitó a los presentes junto a Jorge Drexler para cantar Tocarte. Además, no se hicieron esperar las demostraciones de amor entre los artistas, como lo fue el caso de Christian Nodal quien se presentó a la gala acompañado de Cazzu, su actual novia, y a quien dedicó unas palabras de agradecimiento cuando subió al escenario a recibir un gramófono.

Igualmente, Rosalía y Rauw Alejandro enamoraron a los asistentes en dos ocasiones, primero cuando la catalana se acercó al puertorriqueño en su presentación para bailarle Despechá y después, cuando le agradeció a su apoyo desde el escenario para realizar Motomami. Y si alguien tomó la oportunidad de brillar durante la gala fue Thalía, quien no desaprovechó la oportunidad de presumir con un vestuario extravagante y distinto en cada una de las apariciones que tuvo.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

ROSALÍA ES UN ORCO

UNA PALU RDA

Y UNA HIJA DLGPVTA

QUE NI CANTA NI VALE UNA MIE RDA

Puntuación 1
#1
No ha sido posible realizar el purgado