Famosos

Cristiano Ronaldo habla de las cenizas que guarda de su hijo: "Mis otros niños me preguntaron dónde está el bebé"

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez vivieron el momento más doloroso de su vida en abril, cuando perdieron durante el parto a uno de los mellizos que estaban esperando.

El jugador del Manchester United ha hablado de su duelo y el de su novia en su entrevista más dramática, en la que también trata sin reparos su complicada situación deportiva y su tremendo enfado con el Manchester United, equipo en el que ya tiene los días contados tras sus explosivas declaraciones.

Lea tambiénCristiano Ronaldo, desgarrado en su entrevista más dramática: "El Manchester no mostró empatía por la muerte de mi hijo"

"Gio llegó a casa y los niños comenzaron a decir dónde está el otro bebé, ¿dónde está el otro bebé?", le cuenta la estrella del fútbol al periodista británico Piers Morgan. Para Gio y CR7, no fue fácil contárselo a sus hijos: "Alrededor de la mesa, los niños comienzan a decir: 'Mamá, ¿dónde está el otro bebé...?' Y después de una semana digo seamos francos y seamos honestos con los niños, digamos que, Ángel, que es su nombre, se va al Cielo". 

Los hijos del astro portugués y la modelo de Jaca comenzaron a asimilar la noticia a su manera: "Los niños entienden. Teníamos gritos alrededor de la mesa y dicen 'Papi esto lo hice por Ángel' y señalan al cielo. Lo que más me gusta porque es parte de sus vidas. No les voy a mentir a mis hijos, les digo la verdad, que fue un proceso difícil", ha explicado. 

Lea tambiénLa mansión dorada de Ronaldo y Georgina en Portugal: 20 millones, 2.700 metros cuadrados y nave para los coches de lujo

En este sentido, ha añadido: "De alguna manera, me volví más padre, más amigo de ellos; se vuelven más cercanos a su papá, y yo también a Georgina. Debido a que el duelo puede ser tan intenso, puede separar a las parejas o acercarlas".

Uno de los momentos más complicados de la entrevista llega cuando habla de las cenizas de su pequeño: "Sus cenizas están conmigo, como las de mi papá. Están aquí en la casa. Es algo que quiero retener por el resto de mi vida y no tirarlo al océano o al mar. Tengo una pequeña Iglesia abajo, una capilla, y allí mantengo a mi papá y a mi hijo". Durante aquel parto sí nació el otro bebé que estaban esperando, Bella Esmeralda, que se ha convertido en la niña de los ojos de la familia.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Yo creo que ya está bien de que hablen tanto tiempo de la muerte del bebé, no?...... Que cansinos, entre eso y contar lo que se han comprado y lo que les ha costado, aburren a las ovejas!

Puntuación 1
#1