Famosos

La intrahistoria del anillo de pedida de Tamara Falcó: lo pagó en Milán el padrastro de Onieva

El anillo de compromiso de Tamara Falcó lo pagó José Ignacio de Guadamillas, ex padrastro de Iñigo Onieva, que hizo como tantos otros novios, confiar en su madre. Carolina Molas se encargó de elegir la joya perfecta según los gustos y preferencias de la marquesa de Griñón. El matrimonio De Guadamillas-Molas, divorciados desde el pasado verano, se encargó en su día de adquirir la sortija durante un viaje a la ciudad italiana de Milán.

Molas eligió la joya mientras consultaba constantemente con su hijo Íñigo, pero en el momento de pagar fue José Ignacio quien sufragó los 14.500 euros que costó el anillo. Se trata de una pieza serti sur vide en oro blanco con tres diamantes y talla pera de la firma italiana Repossi.

De Guadamillas ejerció el papel de padrastro de los tres hijos que Molas tuvo fruto de su primer matrimonio con Íñigo Onieva padre, del que también se divorció. El empresario trató siempre de mantenerse en un discreto segundo plano a nivel mediático desde que la familia Onieva comenzó a salir en el papel couché, cuando Íñigo y Tamara formalizaron su historia.

Toda la familia mantiene una gran consideración y afecto por el segundo marido de Molas, razón por la que Íñigo confió en su criterio a la hora de elegir el anillo de Tamara. De Guadamillas también ha mantenido muy buena relación y largas conversaciones con la hija de Carlos Falcó.

Lea TambiénEl calvario de la madre de Íñigo Onieva: a lo de su hijo se suma ahora la separación de su segundo marido

Al empresario, miembro del consejo de administración de la consultora Compack Eco, le tienen en su entorno por un hombre culto y gran lector. Casado con Carolina desde 2017 y pese al reciente divorcio, el padrastro de Íñigo no se ha desvinculado del todo de la familia. Se separaron este verano pero la noticia no trascendió hasta hace apenas unos días

Cambiar el anillo para recuperar a Tamara

Tamara ya ha borrado todo rastro del aspirante a marqués en redes sociales, pero Íñigo no está dispuesto a renunciar tan fácilmente al 'amor de su vida'. El empresario de la noche se reunió con los responsables de la joyería donde su madre y su padrastro compraron el anillo de compromiso a la marquesa.

La reunión se celebró en un hotel de Madrid y tuvo lugar un día después de dar 'la cara' en público para mostrarse nuevamente arrepentido por sus errores. En esa intervención del domingo 9 de octubre, nuevamente le pidió perdón a Tamara.

Como no ha perdido la esperanza de algún día recuperar la relación con la hermana de Ana Boyer, ha sido muy claro en sus intenciones: quiere que "custodien temporalmente y transformen" el anillo que le regaló a la hija de Isabel Preysler.

Asesora de imagen para Íñigo

Para recuperar a Tamara, Íñigo no va a escatimar en peticiones de perdón, apariciones públicas, ni esfuerzos. Tras haber sido pillado besándose con otra mujer en Florida y haber destrozado su compromiso, se ha puesto en manos de una asesora de imagen para intentar salvaguardar su imagen pública. 

El empresario ha confiado en Marisa González Casado, experta en comunicación política y ex dircom de rostros políticos, como Cristina Cifuentes o Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros. González es amiga de Carolina Molas desde hace varios años y es la encargada de asesorar y guiar a Onieva en sus apariciones públicas.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments