Famosos

Boris Izaguirre pide a su amiga Tamara Falcó que se aleje de las malas compañías ultracatólicas y homófobas y se disculpe

Cuando saltó la noticia de la ruptura de Tamara Falcó con Íñigo Onieva tras el vídeo del escándalo y las mentiras del prometido de la marquesa de Griñón, Boris Izaguirre transmitió un mensaje optimista a su amiga: "De aquí todo puede ir a mejor", dijo. Pero se equivocaba.

El venezolano, íntimo de la hija de Isabel Preysler, no podía vaticinar hace poco más de una semana que su querida Tamara iba a pasar de ser la víctima y valiente heroína nacional a meterse en el jardín de la homofobia. 

Durante la emisión del espacio Lazos de sangre dedicado a Fabiola de Mora y Aragón, hace diez días, el presentador del programa y escritor dedicó unos minutos a Tamara Falcó aunque el tema no tuviera nada que ver con la que fuera esposa del rey Balduino de Bélgica. La actualidad era tan abrumadoramente tamariana que no quedaba otra.

Insistió el venezolano en destacar el coraje de su amiga al aparecer públicamente y dar la cara en medio de su tormenta personal: "Es un gesto importante, histórico para las mujeres", comentó. Y se mostró convencido de que las cosas después del desgarro de una ruptura abrupta solo podían ir a mejor.

"No recuerdo en toda mi vida haber vibrado tanto con un tema". Boris ensalzó a Tamara por haber tenido los bemoles, apenas unas horas después de descubrir la traición de su chico, de dar la cara ante los medios, primero hablando en directo con Jorge Javier Vázquez en Sálvame, y después en el acto celebrado en el Teatro Real con motivo del aniversario de la inmobiliaria que le vendió su ático, Kronos Homes, donde pensaba instalarse con Onieva.

Lea también: María del Monte, alucinada con la repercusión de su pregón gay: "¿Pero cuándo he estado yo en el armario?"

Boris decía hace solo unos días que Tamara se había mostrado generosa para con Íñigo a pesar de lo sucedido: "Ella anunció que en el futuro nunca hablará mal de él, fue honra de las grandes alturas", dijo. Pero se equivocó también en esto, porque después Tamara ha arrastrado por el fango a su ex, llamándole casi hasta "desviado" y dejándole a la altura del betún, no ya como infiel y mentiroso sino como si hubiera sido el autor de la muerte de Manolete. Destacados presentadores como Susanna Griso tuvieron que salir a la palestra a recordar que este joven no es el villano nacional y que la infidelidad está a la orden del día y no es un ejemplo de lealtad pero tampoco un delito.

Pero Boris era 100% TeamTamara. "Bravo, Tamara", jaleaba en pantalla el venezolano a la heredera de la reina de corazones. Decía que sus felicitaciones hacia la marquesa eran por cómo había gestionado la situación y cómo había pasado de "nos preocupamos por Tamara, qué pena Tamara, a celebramos a Tamara". 

Fue tal el torrente de elocuencia y alabanzas de Boris hacia Tamara que, cuando después ella se equivocó y bordeó la homofobia con sus declaraciones en un congreso ultracatólico en México, estaba obligado a significarse de nuevo. Y más siendo uno de sus íntimos amigos gays. Jorge Javier Vázquez, el mismo que había agradecido a Tamara que le concediera sus primeras declaraciones, fue muy contundente contra la marquesa cuando dijo cosas que él consideró insultantes e intolerables.

"Un marica tiene que hacer valer sus derechos"

El badalonés se apresuró entonces a atacar a la marquesa, a la que calificó de "dañina" y "nociva". Pero además criticó el silencio de Boris Izaguirre y el diseñador Juan Avellaneda sobre Tamara Falcó.

"Un marica tiene que hacer valer sus derechos", reivindicaba el presentador de Sálvame, molesto con el silencio de Bois Izaguirre y Juan Avellaneda sobre el polémico discurso de Tamara Falcó. "Lo que has hecho en México ha sido propagar y sembrar el odio", había espetado el filólogo catalán a Tamara. Pero ni el venezolano ni el diseñador, homosexuales e íntimos de la marquesa, abrieron la boca. 

"Ahora estamos viviendo un momento muy complicado para la humanidad, hay tantos tipos distintos de sexualidades, hay tantos sitios distintos donde puedes ejercer el mal. Creo que en otras generaciones no era tan evidente", dijo la hija de Carlos Falcó en la  tribuna azteca durante su comparecencia para la ultraconservadora HazteOir, organización que, según el presentador de Sálvame, es un colectivo que promueve todo tipo de valores contra el colectivo LGTBI.

"Voy a pedir a los maricas de este país, a las lesbianas, transexuales y personas de género fluido que despertemos ya. Estamos anestesiados y tenemos que sacar a pasear la conciencia", declaró el presentador antes de retar a dos hombres que son muy allegados a la marquesa de Griñón. "Espero que amigos de Tamara como Boris Izaguirre y Juan Avellaneda se signifiquen y no estén en silencio", remató. "Desde este programa se ha frito a llamadas a Boris Izaguirre y Juan Avellaneda para que opinen de este tema, y no opinan. ¡No señor! ¡Tenéis que opinar sobre este tema! ¡Claro que tenéis que opinar!", dijo muy enfadado.

"A un marica no solo se le elige para acompañar a Tamara a elegir telas para su restaurante, Juan Avellaneda", decía Jorge Javier en alusión al estilista que interviene en la serie documental de Netflix que protagoniza Tamara Falcó. 

La contestación de Boris

Por fin, este sábado, Boris Izaguirre entra al trapo y da la cara. Lo hace en su columna de El País. "Me han llamado del programa Sálvame para saber mi opinión sobre la participación de Tamara Falcó en una cumbre de familias ultracatólicas en México", reza el texto del venezolano.

Boris se moja a su manera y sostiene abiertamente que hay que "alejarla de esa ideología odiosa que la rodea". Se refiere a la organización para la que habló Tamara como "santos radicales" a los que "no les importa que le cuelguen el sambenito de homófoba" a Tamara. Dice que los ultracatólicos "necesitan alimentar esta publicidad, el ámbito laboral de Tamara, para mantener su campaña evangelizadora", añade. "Sugeriría un alejamiento de las malas compañías y quizás una disculpa explícita. Puedes ser buen católico sin convertirte en ultra", remata Boris en su artículo. "El mal del que habla Tamara es una quimera", sostiene el escritor y guionista. Ahora sería interesante saber qué le contesta Tamara a su querido Boris, si es que lo hace.

comentariosicon-menu3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

IZAGUIRRE ES UN SACO DE MIE RDA VOMITIVO Y UN EXCREMENTO TOTAL

Puntuación 1
#1
¿Se imaginan a Falcó pidiendo eso mismo a Vázquez?
A Favor
En Contra

El totalitario Vázquez es solamente la una de las voces que ejercen su discurso de odio y censura desde los medios de comunicación hacia toda la sociedad española.

Imaginen que fuese al contrario...

La señorita Falcó estaría en la cárcel por recomendarle a Vázquez que dejase de ejercer sus vicios de los que presume en público.

Puntuación 2
#2
incierto
A Favor
En Contra

PUÉ QUÉ COMPAÑÍA PARA LA MOZA.

UN ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ MARICÓN !!!!!!!!!!!

VAYA "ESTÓMAGO"........Y OTRAS "VIAS"

DE ACCESO.

A LA SIGUIENTE, SERÁ CON EL DE CHÚPAMELA

DOMINGA.........AD MAJOR A S C O POSIBLE.

Puntuación 2
#3