Famosos

Julito, Rumbón y Tito, los amigos más fieles de Iñigo Onieva

Son sus amigos más fieles, los incondicionales, en los que se apoya Íñigo Onieva en sus momentos más duros. Se llaman Julito, Rumbón y Tito, un loro y dos perros a los que su dueño adora y quiere.

Lea también: Íñigo Onieva y los pecados de la carne: finde con barbacoa

Julito, nos dicen, es dicharachero, en su lenguaje animal sabe decir algunas palabras, y es todo un espectáculo. Tanto el lorito como los dos canes viven en el chalet familiar de los Onieva Molas, la lujosa urbanización de Puerta de Hierro.

A Íñigo se le conoce por otros amores muy distintos a los que le han empujado a la infidelidad y posterior ruptura con Tamara Falcó. Se significa por su carácter animalista y su solidaridad como protector de animales. Es la otra cara del infiel, el depredador del ligoteo se convierte en un hombre muy apegado a las causas sociales.

Que se sepa, el polémico Onieva ha colaborado, junto a sus hermanos, en campañas de ayuda a la infancia más necesitada, a colectivos afectados por la pobreza y los desastres naturales y otras causas por los más desfavorecidos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments