Famosos

Tamara Falcó pierde en el amor y también en los negocios: su firma de moda, en números rojos

Íñigo Onieva no es la única ilusión que le ha salido rana a la marquesa de Griñón. Su firma de moda, TFP, le ha dado un disgusto por segundo año consecutivo y es que a pesar de la gran promoción con la que cuenta gracias a las amigas famosas de Tamara Falcó, las pérdidas en ventas son ya insostenibles.

La firma de Tamara Falcó está en números rojos. La hija de Isabel Preysler la creó en 2018 bajo la sociedad Gypset Living SL., de la que es administradora única. Nació con un capital social de 3.006 euros y, según los datos del último ejercicio financiero disponible, la empresa de Falcó contaba con una facturación de 640,50 euros el 31 de diciembre de 2020. Esto supone una caída en ventas de casi el 100% y deriva en un resultado neto negativo de 10.797 euros. La compañía de moda lleva dos años consecutivos con pérdidas.

Por fortuna, este no es el único negocio de la hija del fallecido Carlos Falcó. El pasado mes de agosto estrenó su docurreality en Netflix, un contrato que ronda la seis cifras, según fuentes del sector. Asimismo, Tamara es influencer y con cada publicación obtiene un ingreso de 3.000 o 4.000 euros gracias a que trabaja con marcas como Tous, Porcelanosa o Polo.

Lea también - Tamara Falcó: la entrevista más buscada vale 60.000 euros

Además, es colaboradora en el programa de Pablo Motos, El Hormiguero desde septiembre de 2020 y también ha participado en El Desafío y en Masterchef Celebrity 4, de donde salió vencedora. Se calcula que la marquesa ingresó 195.000 gracias a su paso por el programa. Además, le sirvió para centrarse en sus dotes culinarias y abrirá en breve un restaurante en El Rincón, antigua residencia de su padre, bajo en nombre de Chez Tami.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments