Famosos

Ana de Armas, de Venecia a San Sebastián con el vicepresidente cañón de Tinder

Los focos vuelven a estar puestos en Ana de Armas, esta vez en el Festival de Cine de San Sebastián. La actriz hispano cubana ha llegado a la ciudad donostiarra muy bien acompañada por Paul Boukadakis, el vicepresidente de Tinder (la famosa app de ligoteo).

Lea tambiénAna de Armas pidió la bendición de Marilyn Monroe al pie de su tumba antes de rodar 'Blonde'

La intérprete es una de las grandes protagonistas de la nueva temporada cinematográfica debido al estreno de Blonde, película en la que encarna a Marilyn Monroe y que se puede ver en Netflix a partir del próximo miércoles 28. A su llegada al festival, ha posado ante los flashes con una sonrisa de oreja a oreja. Su novio no ha posado con ella, pero no ha podido esquivar los objetivos de los paparazzi congregados. 

La primera aparición de ambos como pareja llegó el pasado 5 de septiembre en Venecia. Un hecho que sorprendió a propios y extraños, ya que, después de más de un año de relación, no habían dado el paso de presentarse en sociedad.

Lea tambiénAna de Armas da el sorpresón en Venecia: llega con su novio, el vicepresidente de Tinder

La relación de la intérprete y el empresario se descubrió en junio del año pasado, aunque llevaban unos meses conociéndose. Comenzaron a salir después de que ella rompiera en enero de 2021 con Ben Affleck, ahora felizmente casado con Jennifer Lopez.

Ana de Armas, de 34 años, ya ha destacado en Hollywood en películas como Blade Runner 2049 (2017), La Red Avispa (2019), Puñales por la espalda (2019), El agente invisible (2022) o Deep Water (2022), donde precisamente conoció a su ex novio. Con este nuevo papel y encarnando a uno de los rostros más icónicos de la cultura pop, busca consagrarse definitivamente en Hollywood. Y tiene todas las papeletas para conseguirlo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.