Famosos

Tamara Falcó anuncia su boda con Íñigo Onieva: "Soy muy feliz, en eso se resume", dice la marquesa

Tamara Falcó e Iñigo Onieva se casan. Tal y como adelantamos desde Informalia, la hija de Isabel Preysler se dará el 'sí, quiero' con su novio empresario tras dos años de relación. "Soy muy feliz, en eso se resume", confesó en sus redes sociales.

Lea también: Tamara Falcó se casa y quiere ser madre "cuanto antes" porque "ha llegado el momento"

La marquesa de Griñón muestra un anillo de pedida  compuesto por tres diamantes, junto al que escribe un resumen de su amor por el joven madrileño: "Antes de conocerte me sentía completa y contenta pero fue cruzarnos y que mi vida diera un giro a mejor, totalmente inesperado. ¡Que locura! pero como diría una sabia mujer: es una locura de Amor... y como también dice San Pablo, en su carta a los Corintios: al final, en la vida lo único que importa es el Amor. Y escribo AMOR en mayúsculas porque se lo merece y esa felicidad que describo, es el resultado de ese respeto, cariño y admiración que tenemos el uno por el otro y que hemos compartido en estos dos años de noviazgo".

"Atrás dejo la perfección mundana por una que para mi tiene mucho más valor: el Amor. Una unión que esperamos bendiga Dios con su luz y que aunque no esté exenta de cruz, está construida sobre la confianza y el afecto que profesamos el uno por el otro. Gracias, por proponerme ser tu compañera de por vida. Me siento la mujer más afortunada del planeta y el sí que te di te lo repito y te lo dejo por escrito para que no se te olvide jamás. Te quiero", añade.

Tamara e Iñigo empezaron en septiembre de 2020 y han superado varios rumores de crisis. Ahora miran hacia adelante con el paso definitivo. Un paso que pone muy contenta a la hija de Carlos Falcó, ferviente mujer religiosa que siempre ha tenido en mente una boda de ensueño y que, por fin, parece haber encontrado a su príncipe azul.

Felicidad en el amor y también en lo profesional. Después de graduarse como chef en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu, de publicar el libro Las recetas de casa de mi madre, Tamara estrenó con éxito su reality en Netflix, La marquesa, que, tal y como ella misma contó, puede que tenga una segunda temporada. Además, está inmersa en la reforma de El Rincón para abrir un restaurante de lujo con su nuevo amigo del alma, Juan Avellaneda.

Íñigo, por su parte, acaba de abrir el restaurante italiano Toto, en la capital, e inauguró a finales del año pasado la sala Lula Club, en la Gran Vía, también en Madrid. Un local de ocio nocturno del que es promotor. Tamara e Íñigo, cada uno volcado en su sector, han encontrado un espacio común y un equilibrio en su relación, a la que ahora le pondrán el broche de oro.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

A ver lo que te dura?.... Porque a él se le ve súper-entregado!

Puntuación 3
#1