Famosos

Joaquín Prat se sincera sobre la situación de Federico, su hermano adicto: "Esta es la realidad de muchas familias"

La difícil situación por la que pasan Joaquín Prat y su familia a causa de Federico, el hermano del presentador que arrastra desde hace años problemas de adicciones, no salió a la luz hasta hace unas semanas, cuando el propio Federico lo contó en una entrevista. Ahora, Joaquín ha roto su silencio.

Lea también: Joaquín Prat se planta y muestra su enfado con su propio programa: "Yo no puedo engañar a los espectadores"

Todo ocurrió en Ya es mediodía, donde enseñaban imágenes del deterioro físico de Camilo Blanes tras abandonar el hospital de forma voluntaria. "Qué lástima" decía el presentador.

Marta López apuntaba que ni él hijo de Camilo Sesto, ni su madre, eran claros a la hora de hablar del problema que tiene Blanes y Prat aprovechaba para defenderles: "Es que tampoco tienen que decir nada, sencillamente hay gente y lamentablemente es así que no se deja ayudar, que pasan por circunstancias en la vida que ni siquiera el cariño de la familia o de la pareja, de los hijos, le salvan del infierno en el que está metido".

Por si no quedaba claro, Joaquín confesó que la realidad del hijo del cantante le recordaba a la de su familia: "Podemos hablar de la realidad de Camilo o de muchas otras familias, la mía propia. No hay más, ojalá encuentre la manera de salir adelante sin tener que pasar por esos ingresos y situaciones tan duras", sentenció.

La entrevista de Federico

"Quería dar las gracias a todo el mundo que me está ayudando aquí, a los que han aportado un eurito, o dos euritos. Ahora mismo tengo un techo donde quedarme, tengo mi casa y pago el alquiler con lo que saco de la calle. Yo no me lo gasto en droga ni alcohol, solo en mi alquiler e invito a todo el mundo a que lo compruebe", confesó el hijo del presentador de El Precio Justo.

Federico afirmó que es uno más entre los vecinos, que le dan de comer a diario, y quiere encontrar un trabajo: "Desde aquí quiero hacer un llamamiento, si hay algún puesto en televisión o en la mar, yo soy marino mercante, o de camarero, de pintor... Lo que sea, estoy buscando trabajo activamente porque no se puede estar toda la vida en la calle. Estar en la calle pidiendo no es lo mío", explicó en este vídeo de casi cinco minutos. "Soy una persona honesta y trabajadora".

También contó que,  a pesar de su situación, no ha querido pedir ayuda a su familia: "Con ellos tengo una relación un poco delicada, no estoy contento con ellos y apenas nos hablamos. Es complicado".

El comunicado de la familia Prat

"Mi hermano Federico es un ser maravilloso con un corazón de oro. Es y ha sido siempre querido en casa, educado y cariñoso y sensible. Y es desgraciadamente también un adicto", comienza el comunicado.

"Hace más de 12 años que mi madre y nosotros como hermanos hemos intentado ayudarle, acompañándole en numerosos tratamiento de rehabilitación, centros de toda índole y también en casa", prosigue Joaquín Prat en la nota que firman todos los hermanos de Federico y con una fotografía de la familia unida.

"Finalmente y tras un duro camino, especialmente para mi madre, esto solo lo comprenderá quien haya tenido que vivir lo mismo en primera persona. El propio Fede escogió vivir en el sur y continuar con su adicción", prosigue el texto difundido este domingo por los Prat.

"Durante todo este tiempo, mi madre se ha hecho y sigue haciéndose cargo cada mes cargo del lugar en el que vive, y aunque ha tenido oportunidades ha continuado inmerso en el mundo terrible e inmundo de las drogas", añade la nota.

"Ya no esperamos que algún día se cure pero sí tener privacidad familiar para seguir gestionándolo de esta manera menos dañina para todos. Las cosas a veces no son lo que parecen. Son muchos años de sufrimiento que solo nosotros conocemos. Ojalá que nadie tuviera que pasar por esto. Ni el enfermo ni la familia que la familia que desgraciadamente sufre igual", se lamentan. "Juzgar es muy fácil pero a vida no es blanco o negro. Nuestra familia es una piña para lo bueno y para lo malo y así va a seguir siendo. Gracias por la comprensión", concluye el comunicado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.