Famosos

Camilo Blanes reaparece tras sus preocupantes imágenes en el hospital

Preocupación máxima en torno al estado de salud de Camilo Blanes. Mientras los rumores acerca de que podría haber recaído en sus adicciones no cesan, el hijo de Camilo Sesto, incapaz de acudir por su propio pie a un centro médico, tenía que ser atendido de urgencia por un helicóptero medicalizado en su propia casa el pasado 4 de septiembre.

Poco después, nos enterábamos de que el artista, de 38 años, volvía a estar ingresado en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid - donde estuvo en la UCI durante casi 40 días a finales de 2021 tras una caída en bicicleta que le provocó una grave neumonía - y hace unos días el programa 'Sálvame' publicaba las primeras y preocupantes imágenes de Camilo tras esta nueva hospitalización.

A las puertas de la clínica, conectado a un gotero y con el pijama típico de hospital, el aspecto del hijo de Camilo Sesto, delgadísimo, desató las alarmas acerca de su salud, aunque su entorno cercano tranquilizó a sus seguidores afirmando que el joven estaba "en buenas manos" y que su ingreso se debía a una nueva neumonía.

Sin embargo, y cual Ave Fénix, Camilín resurge una vez más de sus cenizas, recientemente recibía el alta hospitalaria y ya hace una vida completamente normal.

Con mascarilla, gafas de sol y gorra, como en él es habitual para pasar desapercibido, el artista ha salido de casa en su scooter y se ha acercado a Torrelodones para realizar diferentes gestiones, antes de sentarse en la terraza de una conocida cadena de cómida rápida para degustar con apetito una hamburguesa sin quitar el ojo de encima a su teléfono móvil.

Muy recuperado, Camilo ha asegurado en exclusiva a los micrófonos de Europa Press que se encuentra "bien" y que todas las pruebas médicas a las que se ha sometido están "bien. Todo bien".

Tirando de sentido del humor cuando le hemos dicho si nos puede decir algo - "algo" ha respondido con una sonrisa - el hijo del inolvidable 'Jesucristo Superstar' confirma el episodio del helicóptero que le tuvo que atender en su casa, admite que "la salud fluctúa" y confiesa que "ahora estoy bien por fin".

"A veces me caigo, pero no" ha asegurado, desmintiendo así que su último ingreso hospitalario tenga que ver con una recaída en sus adicciones.

"Muy agradecido" por cómo le están cuidando sus seres queridos en estos momentos, Camilo nos cuenta que su madre, Lourdes Ornelas, "está bien, mejor que yo", y que con su novia María las cosas van "bien, normal", tras superar una crisis que parece que ha servido para unirlos todavía más.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.