Famosos

Ana Obregón despide a su padre y sale del tanatorio destrozada

Ana Obregón ha abandonado el tanatorio de Tres Cantos, donde se encuentran los restos mortales de su padre, completamente destrozada. Entre lágrimas, la presentadora de televisión se dirigía hacia un vehículo que la esperaba en las inmediaciones y, aunque agradecía a la prensa el apoyo en un día como hoy, cuando se sentaba en el coche no podía evitar romperse.

Lea también: Muere el padre de Ana Obregón: "Por favor cuida mucho de mi hijo hasta que llegue", dice la actriz

Sus hermanos fueron los primeros en llegar esta mañana al lugar. Primero veíamos entrar a Amalia García Obregón, acompañada de su hija. Minutos más tarde lo hacía Javier García Obregón, visiblemente afectado. Tras él, Juancho, que antes de acceder al recinto, se ha parado para agradecer a la prensa las muestras de cariño que está recibiendo la familia.

Hace unas horas, era la propia Ana quien utilizaba sus redes sociales para informar a todos sus seguidores que la vida le golpeaba de nuevo, esta vez con la muerte de su padre, Antonio García, a los 96 años. Muy ligada a él, Ana ha estado todos estos meses cuidándole y refugiándose en él tras la muerte de su hijo, Aless Lequio, y de su madre.

"Anoche nos dejaste. Fue como un rugido que surcó el cielo para reencontrarte con Mamá, el amor de tu vida y con mi hijo, tu nieto preferido. Has vivido 96 años; difíciles en tu infancia cuando tuviste que empezar a trabajar durante la guerra cuando apenas eras un niño de 12 años limpiando pocilgas, pero con tu pasión y tu trabajo incansable durante 70 años conseguiste crear una gran empresa. Por eso recibiste una merecida Medalla al mérito del trabajo", recordaba Obregón en sus redes sociales junto a una foto con su padre.

"He coleccionado millones de momentos únicos contigo que guardo tatuados en mi corazón y que ahora utilizaré para poder seguir respirando porque en dos años me habéis dejado huérfana de padres y de hijo. Ahora las tres personas que más quiero en mi vida no estáis aquí conmigo y te juro, Papá, que no sé cómo lo voy a hacer. Es un privilegio y un gran honor ser tu hija. Gracias Papá por tanto. Te quiero infinito. Por favor cuida mucho de mi hijo hasta que llegue. Eternamente juntos, Tu hija Ana", se despide.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments