Famosos

Sonsoles Ónega habla de su 'divorcio' con Paolo Vasile: "Fue la despedida más larga y dolorosa de mi vida"

Es el fichaje estrella de la temporada en Antena 3 y este martes, además, la invitada de Pablo Motos en El Hormiguero. La periodista está muy ilusionada por la nueva etapa que comienza: "Me siento una niña con zapatos nuevos". Tirando de humor, ha relatado cómo fue el primer contacto con los directivos de su nueva cadena: "Recibí una llamada y estaba en mi camerino, en faja".

Sonsoles Ónega ha relatado: "Fue el 1 de julio, el día que nos despedíamos de Ya son las ocho. A la semana siguiente nos reunimos en un hotel de Madrid y me encuentro a tres señores y uno de ellos me dice: 'Tenemos un plan para ti'. Me enamoré de él, me pareció Brad Pitt. Pedí 48 horas para reflexionar, que coincidieron con el fin de semana del Orgullo Gay, y pensé que era el momento. Ese lunes, y con mucho dolor de corazón, comuniqué a mis jefes que me iba de Telecinco".

Ónega asegura: "No me lo esperaba, yo soy una canterana. Fueron 48 horas de angustia, pensar cómo se lo digo a mis jefes, de los que sigo enamorada. Esto ha sido más duro que un divorcio". Y añade: "Hablé con mi padre, con mi hermana y con mi novio. Todos tuvieron la certeza, más que yo, de que tenía que aprovechar la oportunidad de irme con Brad Pitt".

Ese lunes, al terminar el programa Ya es mediodía, habló por fin con Paolo Vasile: "Es un trago pero había tomado una decisión. Fue la despedida más larga y dolorosa de mi vida. A Paolo Vasile lo tengo en un altar junto a una talla de madera del Santiago Apóstol. Él me dio la oportunidad de estar aquí y se lo agradeceré siempre". Ónega asegura que jamás pensó que su marcha fuera a causar tanto revuelo: "Nunca pensé que se iba a liar esta, creí que era una decisión más inocente. Me hice pequeñita y pasé una semana en shock".

Ya más relajada, Sonsoles ha querido compartir algunos puntos de su carácter desconocidos hasta ahora: "Soy muy supersticiosa, no puedo ver un gato negro y me he llegado a parar en una cuneta para abrazar un árbol. Llevo un neceser con todos mis amuletos: un trozo de cuarzo, un corazón de madera de Jerusalén...". Además, es una gran maniática de los números: "No puedo ver números impares, por ejemplo en el volumen de la tele, en las matrículas de los coches...".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud