Famosos

Junco, preocupada por la "dejadez" de Anabel Pantoja ante la grave situación de su padre: "No puede más"

Los líos amatorios con Yulen y Omar El Negro no es lo único que amarga las vacaciones a Anabel Pantoja estos días. Y es que la pantojita chica, que sigue en Menorca con su joven esgrimista, ha sido señalada por el círculo cercano de su padre por, supuestamente, desentenderse de él. Concretamente Junco, la pareja de Bernardo desde hace años, ha comentado a su entorno que está preocupada por la dejadez de Anabel ante la grave situación que atraviesan.

Lea también - El costoso tour por el mundo de Anabel Pantoja y Yulen Pereira: ¿paga ella o paga él?

"Junco no puede más". Así de tajante se muestra José Antonio León tras hablar con varias personas del entorno Pantoja. "Bernardo está en cama, la misma que tenía su madre en Cantora y que le llevaron antes de que Anabel se fuera a Supervivientes. Le tienen que ayudar a todo y lo cuidan entre Junco y un matrimonio que paga Anabel, pero eso ya no es suficiente. El trato de Bernardo no es fácil y Junco ha pedido a la familia que lo lleve a una residencia", cuenta el periodista.

Además, afirma que Anabel tan solo ha visitado a su padre un día desde que llegó de Honduras (después viajó a Egipto, Ibiza y Menorca) mientras que el otro supuesto hijo de Bernardo, Luis 'Pinocho', no se separa de su lado: "Junco está muy agradecida. Los visita a diario, les lleva comida y hasta les ha prestado dinero". Algo que no hará ninguna gracia a Anabel, que prohibió a su entorno permitir las visitas de este chico a su padre antes de viajar a Supervivientes. No fue el único en la lista de personas "non gratas' de Anabel: "A mí no me dejan verlo tampoco", ha contado Magdalena, la sobrina de Bernardo. "Junco me llama toda nerviosa y me dice que no me puede dejar verlo porque si se entera Anabel la echa a ella de la casa".

La situación de Bernardo es muy delicada. Hay que recordar que pasó meses ingresado por un agravamiento en sus problemas con la diabetes y seguía en el hospital cuando Anabel partió a Honduras. Ya en casa, parece que su situación no mejora y cada vez requiere más cuidados especializados.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments