Famosos

El último brote de Ortega Cano, recién llegado a Costa Ballena: "Esto es una vergüenza"

El torero ha llegado este jueves a Costa Ballena, donde se ha reencontrado con Ana María Aldón y su hijo José María. Sin embargo, pocas horas después de su llegada, Gloria Camila ha recogido a su padre y se lo ha llevado a Chipiona para comer con unos familiares. A su regreso, Ortega Cano se ha mostrado muy nervioso y enfadado: "¡Esto es una vergüenza! No tenéis vergüenza", ha gritado a los periodistas. "Estáis diciendo barbaridades, ¡venga ya, hombre!".

El desencuentro ha tenido lugar a las puertas de la urbanización en la que el torero tiene su famoso ático. El cabreo estaba motivado por Ana, una de sus vecinas, que ha accedido a hablar con la prensa y desvelar ciertos datos sobre el matrimonio hasta ahora desconocidos. La señora se la tiene jurada a Aldón, con la que ha tenido algún roce de vecinas, y afirma que la ex frutera es una mujer altiva y distante. "Él es muy amable y muy simpático", asegura.

Lea también - Los últimos y extraños movimientos de Ortega Cano: bancos, notario y trasteros

A Ortega no le ha hecho ninguna gracia que sus vecinas y otras personas cercanas destapen los secretos de su matrimonio en las últimas horas. "Ortega Cano estaba distraído, como ido, no participaba en la conversación", ha dicho un testigo de la comida en Chipiona. "Gloria Camila era la que más hablaba, sobre Ana María y la separación, gesticulaba mucho con las manos. Todos tenían caras serias".

Este miércoles, aún en Madrid, Ortega Cano fue visto paseando a su perro visiblemente cansado. El torero aprovechó un descanso para atender una llamada de teléfono en la que se desahogaba con su interlocutor: "Estoy mejor aquí (...) Me han tratado muy mal, porque fíjate tú, no pasa nada, todo se arregla (...) Nada, mentira, todo mentira", dijo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud