Famosos

Britney Spears estalla contra su ex, Federline, por deslizar que sus hijos se avergüenzan de su comportamiento en redes

La cantante se desahoga. "Criar a dos hijos adolescentes no es fácil para nadie". Han sido las primeras palabras de Britney Spears después de los duros comentarios de su ex Kevin Federline, quien ha declarado en una entrevista al Daily Mail que sus dos hijos no quieren verla porque desaprueban su exposición en redes sociales, deslizando que les avergüenza.

Los jóvenes Sean Preaston, de 16, y Jayden James, de 15, no asistieron a la boda de su madre con Sam Ashgari el pasado junio. Una decisión que dolió a la artista y que Federline explicó con un rotundo "no van a verla en este momento. Han pasado unos meses desde que la vieron por última vez. Ellos mismos ha tomado la decisión de no ir a su boda". En las fotos inferiores, el matrimonio.

Spears no se ha callado. Ella misma ha respondido a estas duras palabras de su ex: "Me da pena escuchar a mi ex hablar públicamente sobre la relación que existe entre mis hijos y yo". Y zanjaba: "Como todos sabemos, criar a niños adolescentes no es fácil para nadie".

Que su exposición en Instagram haya desatado este distanciamiento entre madre e hijos es algo muy doloroso para la artista, quien asegura que "no tiene nada que ver". Y se defiende asegurando que fue "mucho antes" de que usara las redes. "Les di todo", asegura. "Solo diré una palabra: doloroso", ha dicho.

El pasado julio, la jueza de la Corte de los Ángeles Brenda Penny, que ha supervisado el caso de Spears, determinó que la artista no tendrá que volver a declarar en lo referente a la tutela legal. Su abogado, Mathew Rosengart, explicó ante la jueza que la estrella "está traumatizada por lo que vivió" durante los casi 14 años de tutela y, por tanto, tener que responder a preguntas relacionadas con el caso no haría otra cosa que volver a traumatizarla.

Spears denunció el pasado otoño estar "explotada por su familia". Un caso que continúa ahora con la investigación de las cuentas de su padre, que supervisó la vida de la cantante. En la audiencia que supuso la libertad de Spears, Rosengart aseguró que estaba convencido de que el padre de Britney y un grupo de empresarios y abogados se aprovecharon de la tutela legal para enriquecerse gracias a su éxito y someterla a un férreo control en el que no tenía acceso a sus cuentas ni potestad para decidir sus proyectos. Según el letrado, el padre de Spears, Jamie, podría haber ganado hasta 6 millones de dólares de manera fraudulenta.

El caso dio un giro después de que el diario The New York Times publicara un reportaje con declaraciones de tres personas que habían trabajado para la artista y que afirmaron que el progenitor mandó colocar micrófonos en la casa de Britney, cuyas llamadas y mensajes eran interceptados, incluso las comunicaciones con su propio abogado.

Al parecer, la Justicia de California desconocía estas prácticas y por ello obligó a que el padre entregue una declaración y toda la documentación pertinente a la tutela antes de este 12 de agosto.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin