Famosos

El día que Luis Miguel utilizó su avión privado (y gastó un dineral) para impresionar a Paloma Cuevas

La amistad entre Luis Miguel y Enrique Ponce y su mujer Paloma Cuevas, es antigua y fue muy sólida y duradera. Después de la ruptura del matrimonio del torero y su esposa se comenta que el cantante mexicano "tomó partido" por la ex mujer del diestro de Chiva, distanciándose por completo de quien era su compadre y con el que planeaba incluso cantar, dada la afición de Ponce a las rancheras que solía interpretar en fiestas de amigos.

Son rumores un tanto incoherentes, ya que la ruptura del matrimonio no ha trasmitido que hubiera una guerra entre ellos. Al contrario, al menos cara al público todo han sido palabras de respeto y cariño sobre todo de Paloma hacia el padre de sus hijas, que no ha hecho nunca ni el menor reproche o crítica por el hecho de que Ponce se haya enamorado pública y apasionadamente de la joven Ana Soria.

No había entonces necesidad de tomar partido por una u otro, ni el torero tiene que enfadarse con el mexicano por el hecho de que su ex mujer mantenga un supuesto romance con el gran intérprete de la canción romántica latina, dado que él mismo ha rehecho su vida sentimental sin ocultarse.

El caso es que, a tenor de todo esto, recordamos una conversación de hace años con el torero, en la que trasmitía admiración y asombro por un gesto de Luis Miguel hacia Paloma su esposa.

Estaban los tres en algún lugar de México, donde Luis Miguel siempre era el anfitrión del matrimonio, cuando Ponce toreaba en aquel país y le acompañaba su mujer. Y charlando sobre el último álbum del cantante, Paloma dijo que no lo había escuchado todavía y que sentía mucho no conocerlo. Al parecer, el disco acababa de salir en Estados Unidos antes que en ningún otro sitio y de momento no había forma de conseguirlo.

Entonces, contó Enrique Ponce a este periodista, que Luis Miguel ordenó a uno de los suyos, que se fuera en el avión privado a Miami, para comprar el álbum para que Paloma lo escuchara por fin.

Un gesto que se puede interpretar como arrogancia de rico prepotente; caballero a la antigua usanza, un tanto desmedido; alguien con ganas de impresionar a una guapísima mujer a la que admira. O un conquistador que siempre estuvo enamorado de esa dama. El disco llegó unas horas después. El viaje había costado varios miles de dólares pero el gesto dejó a Paloma Cuevas sin palabras. Pronto sabremos si entre Luis Miguel y la ex esposa de Enrique Ponce hay algo más que amistad, admiración o el principio de un gran amor.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin