Famosos

El día que Fidel Albiac se enfrentó a Ortega Cano: "Si vuelves a hablar así a mi mujer, nos vamos tú y yo para abajo"

Octavo capítulo del documental En el nombre de Rocío. La Carrasco nos traslada hasta Houston para revivir los últimos meses de vida de su madre donde, según ella, Ortega Cano no dio la talla. "Él tenía un problema que se acrecienta con la enfermedad de mi madre, un problema que él tenía y que luego salió a la luz y que desgraciadamente dio lugar a la pérdida de la vida de una persona".

Lea también - Chayo Mohedano rompe su relación con Rocío Carrasco y arremete contra ella: "Mientes"

Rocío Carrasco recuerda: "Él cae en picado, estaba ausente. De repente desaparecía... Un día yo le busqué y estaba echado en una hilera de sillas en el pasillo. Le dije 'José mi madre te quiere ver, no vas a hacer ni esto por ella? Sin venir a cuento me increpa y me dice 'Tú me vas a decir a mí lo que tengo que hacer cuando tú estás matando a tu madre'", cuenta Rocío. "Fidel, que estaba allí, le dijo 'José estamos en un piso 30 y pico si le vuelves a decir algo así a mi mujer me bajo contigo por los cristales para abajo. Como tengas las narices de decirle eso a una niña, como tengas la poca vergüenza… nos vamos para abajo".

La hija de Rocío Jurado ha desvelado que el resto de la familia tampoco fue de gran ayuda en Houston. "Se quejaban todo el rato, le pedían a ella dinero para los gastos. Era asqueroso. Ella en la cama del hospital repartiendo billetes para todos. Fidel y yo nos lo pagamos todo, jamás le pedimos nada".

Rocío cuenta que tras acompañar a su madre durante la operación en Houston, regresó a Madrid para estar con sus hijos. Apenas había aterrizado, recibió la llamada de una amiga: "Me dice 'Ro, vente corriendo". Haciendo escala, es Fidel quien la llama: "Gorda, te llamo para que no te asustes. Vas a llegar a Houston y te vas a encontrar a tu madre intubada y sedada. Ha cogido un virus de quirófano y está en la UVI. No te va a oír, no te va a hablar", ha recordado entre lágrimas. "Cuando llegué efectivamente ella estaba intubada. Pero fue como milagroso. Al día siguiente de yo llegar ya no tenía nada. Le quitaron los tubos, la sacaron de la UCI". Además, insiste en que la relación entre su madre y Fidel se estrechó mucho durante estas últimas semanas: "Mi madre lo llamaba 'mi fisio', porque solo se levantaba de la cama con él. Le ponía su chándal, sus deportivas y se la llevaba a caminar por los pasillos".

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Ja ja ja
A Favor
En Contra

Pero de qué nos vamos a extrañar de nada de Gusiluz¡¡ Si es un matón de feria, un chulo y una sanguijuela que vive a costa de una señora ??? Luego es normal lo que le dijo a Ludia Lozano que mirara los frenos de su coche, que amenazara a directores, colaboradores, etc. Qué nos va a extrañar nada¡¡ Es lo que es, él y su mujer, dos sinvergüenzas ¡¡

Puntuación 5
#1
No ha sido posible realizar el purgado