Famosos

Ana María y Gloria Camila se 'tiran de los pelos' en la casa de Ortega Cano: los gritos se escuchaban desde fuera

El matrimonio de José Ortega Cano y Ana María Aldón se tambalea por momentos. Este fin de semana los dos habrían acabado como el rosario de la aurora, hasta el punto de que el torero se marchó de la casa donde vive con ella, acompañado por su hija, Gloria Camila, que se enzarzó en una acalorada discusión con la esposa de su padre.

Lea tambiénAna María Aldón quiere una cantidad "desorbitada" por confirmar su divorcio pero nadie le va dar lo que pide

Todo se desencadenó, según publica Lecturas este miércoles, cuando la ex frutera regresó a casa tras el último programa de Viva la vida, en el que volvió a hablar del delicado punto en el que se encuentra su matrimonio. Decepcionada, aseguró que ya no espera nada del torero. Ya lleva a sus espaldas demasiados chascos. 

Cuando abrió la puerta del hogar madrileño no solo se encontró a su marido (a buen seguro con cara de pocos amigos), sino también a la peor de sus 'pesadillas', Gloria Camila.

Ana María, al poco, salió al supermercado y, al volver a la casa, la discusión entre las dos continuó, hasta el punto de que los testigos de la zona y los paparazzi que captaron las imágenes que publica el semanario escucharon los gritos desde el exterior la casa: "La discusión fue muy fuerte y duró mucho", describen. 

Lea también Ana María Aldón y Ortega Cano siguen en la misma casa, pero ni se miran ni se hablan: "Mi prioridad soy yo"

Todo terminó con Gloria Camila y Ortega Cano abandonando la casa de Fuente del Fresno, en la parte trasera del coche de una buena amiga de la joven, que habría acudido al 'rescate' de ambos. El diestro, aquella noche, no pernoctó en el domicilio conyugal. 

Todo parece indicar que el matrimonio tiene la fecha de caducidad a la vuelta de la esquina y que si permanecen juntos es por el bienestar (o eso deben pensar) del pequeño José María, el hijo que tienen en común. Este fin de semana, la diseñadora ya explicó en Viva la vida que seguían viviendo bajo el mismo techo, pero con una distancia emocional prudente, ya que ni se dirigen la palabra. Todo porque ella necesita su espacio tras la gran decepción que siente a raíz de que el torero no le diera su sitio (en la propia familia y en el plano mediático) cuando ella lo necesitaba.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin