Famosos

Vargas Llosa la pifia negando una crisis que nadie insinuó: Excusatio non petita, accusatio manifesta

Algo raro debe pasar en el entorno de Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler cuando el autor de El hablador, que no es dado a comentar aspectos de su vida privada, se ha apresurado a desmentir lo que nadie había afirmado. 

Este miércoles, la revista Semana aseguraba que el premio Nobel llevaba unos días residiendo fuera de Villa Meona, la casa de la socialité filipina con la que vive desde hace unos siete años el Nobel peruano. Nada dice la publicación de que haya crisis de pareja ni cosas por el estilo. Pero es un hecho cierto lo afirmado: han vivido separados, en casas distintas, por unos días. Es un hecho cierto porque los fotógrafos de la agencia que ha trabajado en el seguimiento, durante diez días nada menos), del autor de Pantaleón y las visitadoras evidencia sin lugar a dudas, con imágenes, que el escritor de 86 años sale de su piso a diario por la mañana, de paseo, bastón en mano. Y que regresa y pernocta allí y no en la mansión de la viuda de Miguel Boyer.

Puede haber mil razones, distintas a una crisis de pareja, que expliquen el porqué de este cambio de domicilio temporal del autor de La tía julia y el escribidor. Por ejemplo, que la inminente boda en Sotogrande del sobrino más querido de Isabel Preysler haya llenado Villa Meona de parientes filipinos llegados a España para asistir al enlace en el que la madre de Tamara Falcó ejercerá de madrina, como ya adelantamos. O pudiera ser que quiere escribir tranquilo, o que alguien tenía el covid (Mario e Isabel se contagiaron de Covid-19 en abril), o que le están haciendo obras en su habitación. Pero Mario Vargas Llosa, como brillantísimo fabulador, se ha inventado una batalla que no existe desmintiendo lo que nadie afirmó.

La guerra del fin del mundo

Lo que no es discutible es que en las citadas imágenes se puede ver a Mario Vargas Llosa entrando y saliendo de un piso situado en el centro de Madrid, lo cual es sin lugar a dudas una prueba gráfica de que el escritor e Isabel Preysler no han compartido techo estos días, que es lo que se ha dicho. Nadie había puesto en duda que la ex de Julio Iglesias y el autor de La guerra del fin del mundo sigan tan unidos como siempre, o que exista ningún tipo de distanciamiento entre ellos. "No hay crisis ni nada. Es totalmente falso", ha dicho Vargas Llosa en la revista a la que vende sus exclusivas desde hace décadas la madre de Ana Boyer. ¿Pero quién había dicho que la hubiera?

En la casa donde ha sido fotografiado Mario, y en la que ha vivido al menos diez días, es donde tiene parte de su biblioteca, y también donde residen algunos de sus hijos cuando vienen a Madrid; lo cual por cierto parece indicarnos que no son huéspedes de la novia de su padre en Villa Meona.

Mario vive habitualmente con Isabel en su residencia de Puerta de Hierro, en Madrid, pero estos días, por la razón que sea, no ha sido así. "Desmiento categóricamente que Isabel y yo vivamos separados", insiste en Hola el Nobel. Excusatio non petita, accusatio manifesta, habría que contestarle al autor de Travesuras de la niña mala.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

PAY PAL
A Favor
En Contra

SOLO HA SIDO UN MAL ENTENDIDO PRO VOCADO POR UN RE TRASO DE MARIO EN EL PAGO DE LA CUOTA CO RRESPONDIENTE AL MES DE JUNIO Y CUYO INGRESO NO HABÍA EN TRADO A SU DE BIDO TIE MPO EN LA CUE NTA DE LA CHINA FILIPINA

Puntuación 6
#1