Famosos

La verdadera salida del armario de María del Monte fue hace 34 años

Muy pocos entendieron a María del Monte cuando en 1988 sacó al mercado la canción 'Mi amor no tiene nombre'. Era una declaración de intenciones. No sería hasta diez años después cuando dio comienzo una relación sentimental con Inmaculada Casal, pero en el 88 no pudo resistirse a lanzar a los cuatro vientos, eso sí, un tanto ambiguamente, su condición sexual.

Lea también: María del Monte sale del armario en el Orgullo Gay de Sevilla y presenta a su novia a ritmo de Cher

Uno de los estribillos del tema en cuestión dice literalmente: "Y aunque todo el mundo sepa cómo se llama mi amor, mi amor no tiene nombre, porque así lo quiero yo". La letra dejaba en el aire la identidad de ese amor de entonces, anónimo, que le ilusionaba tanto. La rumorología ya se hacía eco de la posibilidad de que a María le gustaran las mujeres, pero ella escondía sus amores y sus sentimientos públicamente.

Una década más tarde seguía cantando el mismo tema y se cuidó de proteger la identidad de Inmaculada, que tomó la decisión de dar el trascendental paso de romper con su marido para marcharse con una María que le había robado el corazón.

Dicen que aquel hombre, que, según parece, pertenece a la nobleza, se sintió hundido al enterarse de que la persona que le sustituiría en la vida de la madre de sus dos hijos era una mujer. No se lo esperaba. Ni se imaginaba que su matrimonio se encontraba tan en peligro. La separación le pilló por sorpresa. A él y a sus hijos.

Amigas de la infancia

De lo que muy pocos están enterados es de que Inmaculada y María del Monte se conocían desde su infancia, fueron juntas a la escuela y ya entonces trabaron una gran amistad. La vida las separó y volvió a unirlas décadas más tarde. Y surgió el flechazo. Veintitrés años después, la artista reivindica que el amor no tiene género. Su novia periodista bien lo sabe.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin