Famosos

Primeras palabras de Amelia Bono, feliz y risueña, tras su reconciliación con Manuel Martos: "Estamos muy felices, mejor aún"

Un año les ha durado la separación al hijo de Raphael y a la hija de José Bono. Hace doce meses, Manuel Martos y Amelia Bono rompían su relación después de trece años unidos y cuatro hijos en común. Ahora se han reconciliado, según anuncia Hola. Este miércoles 22 el propio Manuel confirmaba la noticia con unas palabras felices: "Así es la vida" y ha añadido que "todo está muy bien".

Al igual que su marido, la empresaria también ha lanzado sus primeras palabras después de hacerse público su reencuentro: "Estamos muy felices, mejor aún", ha confesado con una sonrisa esta mañana.

La felicidad de Amelia es plena. Así se ve en sus últimos post en Instagram. Con looks de colores vivos y en tonos flúor, la hija del ex ministro posa en su perfil bailando y compartiendo momentos muy divertidos en familia: "Mientras duermen la siesta, yo a lo mío", publica una coreografía con efectos muy 'Tiktok'. 

Manuel también lanzó un mensaje de amor infinito a su mujer cuando publicó en su Instagram una foto de su familia: "¡Los Dalton tienen la gran suerte de tener a la mejor madre del mundo! Feliz día de la madre".

Para los ojos del mundo era una separación. Vista la rápida reconciliación y el cariño que siempre les ha unido, se trataba más de una crisis o de un impasse. Amelia y Manuel siempre han sido un piña. Han formado uno de los matrimonios más sólidos y consolidados del panorama nacional y en el centro de ese amor mutuo están sus cuatro hijos: Jorge, de trece años, Manuel, de once, Gonzalo, de nueve, y Jaime, el pequeño, de seis.

En junio del año pasado, Amelia y Manuel emitían un comunicado en el que anunciaban su ruptura a través de la misma revista: "Seguiremos juntos y unidos toda la vida por nuestros cuatro tesoros. Seguiremos viviendo nuestra felicidad con nuestros hijos y familias de la misma manera que hasta ahora. Nuestro amor y nuestro cariño seguirá siendo igual de grande, igual de bonito e igual de importante, aunque diferente". Parece que en estos meses de ruptura se han echado mucho de menos y el amor ha vuelto a llamar a sus puertas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.