Famosos

Primicia: El monasterio de los Jerónimos albergará el último adiós al Litri y su mujer el próximo martes

La muerte de Miguel Báez, 'El Litri', el pasado 18 de mayo, conmocionó al mundo taurino. El veterano torero, de 91 años, estaba muy delicado de salud. Cuatro días antes del fallecimiento se había casado en segundas nupcias Miguel, su único hijo varón, con Casilda Ybarra de Fontcuberta en la localidad sevillana de Sanlúcar La Mayor, y Litri padre no había podido asistir al enlace de su hijo por consejo médico, pero estaba encantado con esta segunda oportunidad familiar de Miguel, que antes estuvo casado con Adriana Carolina Herrera, hija de la gran diseñadora venezolana.

Lea tambiénConchita Spínola, la madre de 'El Litri', fallece dos semanas después que su marido: morir de amor

Miguel hijo estaba de luna de miel en Italia con su esposa y regresó de inmediato para llevar el féretro de su padre al cementerio de La Soledad, en Huelva, donde el torero tenía su finca de toda la vida. Conchita Spínola, la esposa del legendario torero, 20 años menor que su marido, presidía el cortejo fúnebre.

Pero, desafortunadamente, esta historia de luto y desgarro, que tuvo un gran eco mediático y social, no acababa ahí. Dos semanas más tarde, en la madrugada del 5 de junio, fallecía de un infarto fulminante en la casa familiar de Madrid, Conchita Spínola, viuda del torero, que no había manifestado ningún síntoma de enfermedad o malestar, más que el cansancio propio del disgusto de perder al hombre con el que había vivido 55 años, desde su boda en 1967 cuando ella solo tenía 18 años.

Lea tambiénEugenia Martínez de Irujo y Vicky Martín Berrocal, abatidas en el funeral de Conchita Spínola, madre de 'El Litri'

Miguel hijo volvió a interrumpir su viaje de novios, desolado por esa nueva orfandad, repentina e inesperada.

El próximo martes 21, el funeral por el matrimonio, llenará por completo la iglesia madrileña de Los Jerónimos. Se espera que el mundo del toro y de la alta sociedad de Madrid, a la que pertenecía Conchita Spínola, se reúna en aquella iglesia para rendir homenaje y despedir a un matrimonio que tanto se quiso en su larga vida juntos y se han ido casi al mismo tiempo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin