Estilo de Vida

Cenas ligeras, cócteles de autor y buena música junto a la playa de Agua Amarga

  • Nuevo bar de lujo en el Cabo de Gata

Corre la leyenda de que allá por junio de 2014 Felipe de Borbón y Letizia eligieron inicialmente la localidad almeriense de Agua Amarga para descansar unos días. Habían pasado una noche allí en noviembre del año anterior y se enamoraron del sitio. Pero el entonces príncipe de Asturias tuvo que elegir entre asumir la corona tras la abdicación de su padre o seguir con sus planes de irse con su mujer al Cabo de Gata.

Una vez contemplamos la fabulosa vivienda en la que se supone que iban a hospedarse, resulta sorprendente que eligieran ser reyes y renunciaran por una corona al paraíso en la Tierra. Así podríamos describir esta playa de aguas claras en el medio del parque natural. Una web especializada incluye este lugar en el Top 20 de destinos mundiales para una luna de miel.

El dueño de esa casa es Lennart Tengroth, más conocido entre los habituales de la zona como El Sueco. Se trata de un empresario que nunca se ha hecho 'el sueco' en asuntos que algunos habrían considerado muy arriesgados y que ha preferido imprimir su personalidad y su forma de ver la vida a los negocios que maneja, en lugar de seguir los manuales de la lógica o de la rentabilidad inmediata.

Lennart, abogado de formación, desembarcó hace décadas en Agua Amarga. Se quedó tan entusiasmado que decidió construir una casa. Al principio pasaba allí un mes del verano, julio normalmente, con su mujer y sus cuatro hijos. Ahora es medio español: cuando hablamos con él se esfuerza en explicar su proyecto en castellano, idioma que domina bien, con un cierto acento, aunque de vez en cuando se pasa al inglés si no encuentra la expresión adecuada.

La mansión de Lennart está frente a una de las mejores zonas del Mediterráneo, con acceso directo a la playa. Tiene 600 metros cuadrados en dos plantas. Varias terrazas, palmeras, piscina y unas vistas sobre la bahía de saltarse las lágrimas (sobre todo al marcharse) completan el cuadro.

No solo Felipe y Letizia se rindieron a su encanto: en la Semana Santa de 2013, Victoria de Suecia y su marido, Daniel Westling, coincidieron en Agua Amarga con Guillermo y Máxima de Holanda. ¿Adivinan dónde se alojaron En casa de Lennart, por supuesto.

Este sueco, al que un amigo suyo nos describe como "romántico en los negocios, melómano, divertido, emprendedor y un poco cabezota", posee además otros complejos hoteleros de lujo en la zona, como el Real Agua Amarga La Joya (12 suites con jacuzzi exterior con vistas al mar, una espectacular piscina y un exclusivo restaurante) o el complejo Real Las Villas (siete viviendas con todo lujo para seis personas, con vistas al mar y piscina climatizada).

Este verano ha estrenado un nueva propuesta de ocio junto a la playa: la mágica noche de San Juan puso en marcha oficialmente un lugar también mágico que tiene de fondo la brisa del mar. La música la elige el propio Lennart, invirtiendo horas en la selección para crear unas playlist estudiadas artesanalmente por alguien que ama la música de verdad. El Sueco considera sus establecimientos como un todo que incluye el ambiente creado. No se trata simplemente de un lugar donde hay copas y comida. Es algo exclusivo, un ambiente para ser feliz, pero a la vez sencillo, informal. Él dice que "es lo mejor de Agua Amarga porque la gente que viene a Agua Amarga es la mejor".

El Beach Bar & Lounge del Real Beach está situado a pocos metros de su mansión, en la propiedad privada que Lennart tiene en la playa de Agua Amarga. Sobre todo es un lugar para el relax. Podemos disfrutar de un café, un refresco o una hamburguesa deliciosa; pero también de un mojito, de una cerveza bien fría al final del día, tal vez de un vaso de buen vino al caer la tarde. Todo ello con un servicio exquisito y buenas sombrillas, y hamacas, por si alguien prefiere la vida en horizontal.

Carta de cócteles

La especialidad que marca la diferencia es la carta de cócteles, muy estudiada y, por supuesto, relacionada con estrellas de la música, su música. Lennart no es persona de medias tintas y se ha traído desde Londres a Agua Amarga a una malagueña llamada Esther Medina-Cuesta. Esta especialista en cócteles lleva 15 años haciendo las delicias de lugares de moda en la City y ha creado 12 opciones extraordinarias. El resultado suena apetecible pero es que además hemos probado algunos. El trabajo es el trabajo. Por cierto, si en la misma mesa, dos clientes coinciden con el mismo cóctel, la casa tiene una sorpresa. Lo malo es elegir.

Instant Crush

Apadrinado por la música de Daft Punk, sugiere esta sofisticada opción presentada en una flauta decorada con un crusta de frambuesa: salvia fresca, Beefeater, Lillet Blanc, agua de azahar y la aguja de Cava Fontallana

Gimme, Gimme, Gimme

Un sueco no se puede resistir a ABBA y si está en España, no se puede resistir al tinto de verano. El estribillo sirve para bautizar esta ascención del clásico Tinto de Verano con Rioja, Falernum (sirope tropical) de fabricación propia, zumo fresco de limón y naranja, y tónica Schweppes de cardamomo y jengibre. Para tomarlo escuchando el Killing Me Softly del genial trombonista Nils Landgren, sueco por supuesto.

Peligro

Y él dijo 'me gusta Gordon's, hazlo seco, agítalo bien, cáscara de limón y dos aceitunas'. Así se toma Don Lenny su Dry Martini.  Para caer en la tentación de disfruralo a fondo, Lennart sugiere un tango electrónico de Gotan Project.

Foolin'Myself

Sacia tu sed con una poción hecha de Appleton VX, zumo fresco de limón, Avena y agua de hibiscus hecha en casa engrandecida con Fever Tree ginger beer. No se puede superar si te deleitas al mismo tiempo con cualquier tema de Billie Holiday. Tal vez Summertime.

Over My Head

Tómese su Manhattan Original a su gusto; agitado, removido o escanciado. Maridaje clásico de Jim Bean Rye y Punt E Mes sazonado con Regan's Orange N.6 y decorado con una cereza y aceites esenciales de naranja. Puede alargarlo y escuchar todo el Rumours de Fleetwood Mac o pedirse otro: está en la playa, no hay que conducir y un día es un día.

Paradise

Olas de sabores casi tan hermosas como las aguas turquesas de la bahía en la que estamos: con el fondo de las colinas bajo un espléndido cielo azul. Piña y coco, zumos frescos de lima y naranja batidos con Havana Especial. El puntito retro-evocador nos lo pone por ejemplo el Smooth Operator de Sade. Tal vez No Ordinary Love si dura mucho.

Crazy Mama

Dejemos la discusión sobre la verdadera autoría del mítico combinado y alcemos nuestras copas por la creación atemporal del conde Negroni. Campari, Punt E Mes y Tanqueray combinados a la perfección y decorado con un jugoso gajo de naranja.  Si no lo has entendido ponte a JJ Cale. Lo que sea.

On the Beach

Inspirado por el indefectible clásico, nuestro daiquiri batido de frutas del bosque hará que repiquen sus campanas con alegría. Y mejor escuchando a Chris Rea, por supuesto.

That's Amore

Floral y refrescante unión de Martini Rosato, Cava Fontalla, zumo fresco de limón y Luxardo Maraschino, embellecida con un crusta de lavanda. Y que cante Dean Martin mientras se toma otro con nosotros.

Full of Fire

Estimulante libación inducida por Adonis y nuestros alrededores, integramos Romero fresco con Fino, Noilly Pratt Rouge y Talisker 10. Lido Shuffle, de Boz Scaggs, que por cierto toca este viernes 23 en Nueva York, acompaña bien. 

Propuestas sin alcohol

Staying Alive

Estimulante conjunción de purée de melocotón, bayas goji y té negro. Servida con hielo picado, decorada con menta y melocotón. Por supuesto, Bee Gees y Fiebre del Sábado noche.

Sensitive Kind

Elegante sinergia de agua de hibiscus y nectar Falernum hechos en casa, tónica Schweppes de cardamomo y jengibre, una pizca de sal rosa del Himalaya y crusta de sésamo negro. Y Change The World, de Eric Clapton.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin