Estilo de Vida

La isla del Barón, en Murcia, y la princesa que murió de pena y se aparece desnuda a los pescadores

La isla del barón, en Murcia, y un retrato de Don Julio Falcó d’Adda, Barón de Benifayó

La isla más grande de Murcia, conocida como Mayor, es la del Barón.. De origen volcánico y de propiedad privada, ahora se puede visitar, guarda una leyenda y un palacio de estilo mudéjar, construido por el noble, donde celebraba fiestas privadas. A una de ellas acudió una princesa rusa de la que el aristócrata se enamoró perdidamente. Los padres de la joven la entregaron en matrimonio, aunque a ella ni le gustaba su marid, mucho mayor que ella. La princesa quedó confinada en la isla, donde murió de pena. Algunos marineros del Mar Menor que navegado cerca de la isla aseguran que han visto en las orillas el fantasma de una bella joven desnuda que vaga por la zona.

El islote está formadó por un cono volcánico extinguido, junto a otros dos de menor tamaño, y tiene una superficie de casi 94 hectáreas. Situada muy cerca de La Manga, perteneció desde el siglo XIX a Julio Falcó, barón de Benifayó (de ahí su nombre). El barón construyó en la isla un palacete de estilo neomudéjar, que aún existe. Tiene un bosque de palmitos y son característicos los muflones (animales como ovejas grandes, de hasta 50 kilos) que fueron llevados en los años 80 para cacerías privadas.

La isla pertenece a la familia de Ana María Navarro, marquesa viuda de Sierra Nevada, que ha llegado a un acuerdo con una empresa turística para organizar visitas. Desde el pasado fin de semana, pueden contratarse con Flippa Boat, que organiza dos veces al mes el viaje desde La Manga. Dura dos horas, y se puede pasear por la isla, ver por fuera el palacete neomudéjar y subir a la cima de la torre que existe en uno de los conos volcánicos para ver las vistas. El precio por persona es de 48 euros.

Don Julio Falcó d'Adda, Barón de Benifayó, de la casa italiana de Saboya, nace en Milán el 22 de febrero de 1834 y llega a España acompañando a Amadeo de Aosta, futruro Rey Amadeo de Saboya, Amadeo I de España, llegando a ser senador por la provincia de Madrid.

Don Julio Falcó d'Adda, Barón de Benifayó

El barón propietario de la isla en el siglo XIX y que nombra la leyenda del fantasma de la princesa rura era un hombre liberal y aventurero. La verdad es que nunca se casó pero se dice que tuvo multitud de amantes y relaciones hasta que murió, en San Pedro del Pinatar, en 1899, a los 65 años.

En Madrid, mató en un duelo a don Diego de Castañeda, conocido cortesano, en defensa de María Victoria dal Pozzo della Cisterna, posteriormente reina de España, tras su matrimonio, en 1867, con el Rey Amadeo de Saboya, su familiar y amigo y fue enviado a la Isla Mayor del Mar Menor a cumplir prisión.

Así relató el propio Barón el lance del duelo y donde fue recluido:

"Yo soy el barón de Benifayó, y en grata hora me batí en duelo con cortesano tan relevante como fue don Diego de Castañeda, y digo fue, pues no puede serlo más después de que mi florete le atravesara el pecho de parte a parte en perfecto lance. Murió el malhayado don Diego y quisieron los cielos que en castigo, fuese yo confinado en singular isla, nacida y reinante en el centro mismo del mar que llaman certeramente, menor"

Finalizó su condena en 1878 y maravillado por la belleza de su entorno, compró la isla que desde entonces se conocerá como "del Barón". Edificó el palacete en la Isla y uno identico en San Pedro del Pinatar, la también conocida por los lugareños como "Casa de la Rusa". Aún hoy se habla del lujo con que vivía el Barón, de sus ilustres invitados extranjeros, la maravillosa biblioteca y los objetos muy valiosos de sus palacetes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud