Estilo de Vida

Puesta a punto para la boda: tratamientos más recomendados para las novias antes de la celebración del evento

La primavera da lugar, por excelencia, al inicio de los eventos y ceremonias más especiales, entre los que se encuentran las bodas, que se extienden hasta finales de año. En estos casos, una de las mayores preocupaciones que tienen las novias de cara a este día es lucir radiante con una piel luminosa, suave, tersa y sin imperfecciones y, por este motivo, es importante prestar especial atención al rostro, ya que el 80% del éxito de un buen maquillaje de boda dependerá, en la mayoría de los casos, del estado que la piel presente en ese momento, por lo que será fundamental tratarla con cierta antelación. Por ello, la Dra. Cristina Chacón, experta en medicina estética y CEO del centro CCH Privé de Madrid, explica cuáles son los mejores tratamientos estéticos a tener en cuenta antes de la celebración de una boda, con el fin de lograr una apariencia relajada y natural sin cambiar en absoluto nuestra esencia.

"En los meses previos a la boda, las novias pueden recurrir a diferentes técnicas para lograr un estado óptimo de la piel y conseguir que ésta se vea perfecta en ese día, eliminando rojeces, granos, arrugas, sensibilidad o la tez apagada, factores que, además, se intensifican en el rostro cuando existe un mayor estrés derivado de los preparativos de este evento. Por ello, se recomienda crear un plan de tratamientos estéticos antes de la boda según lo que, en cada caso, se quiera potenciar, además de seguir una alimentación saludable, realizar ejercicio físico periódicamente y respetar las horas de sueño", explica la doctora Chacón.

De esta forma, para mejorar la piel desde dentro y devolverle la vitalidad, luminosidad e hidratación necesarias, se recomienda optar, unos tres meses antes del evento, por limpiezas faciales o peelings químicos, dos tratamientos que persiguen un mismo objetivo: mantener el rostro en el perfecto estado, liberándolo de impurezas y suciedad acumuladas. No obstante, tanto el procedimiento como los resultados son diferentes en ambos casos, ya que, en el caso del peeling, se utilizan productos que descaman la piel para eliminar manchas, marcas o acné, mientras que, la limpieza facial, es un tratamiento para oxigenar y limpiar en profundidad que busca eliminar la suciedad depositada en el rostro por agentes externos o la acción del maquillaje, aunque es más suave que el anterior, por lo que no llega a borrar marcas o cicatrices.

Por su parte, el peeling químico, uno de los tratamientos más demandados por las novias, se alza como una técnica de exfoliación ideal para la eliminación de las células muertas, así como para la estimulación de la creación de colágeno o para activar la circulación de la piel. A este respecto, la experta en medicina estética señala que "dependiendo de cada caso, se trabajará con peelings superficiales, que incidirán en las capas más superficiales de la piel, peelings medios, que tratarán marcas de acné, arrugas y desigualdades en el tono, o peelings profundos, que conllevarán unos cuidados más precisos, ya que se eliminarán algunas células de la parte inferior de la dermis, usándose para arrugas de más profundidad o cicatrices más marcadas. Ésta última es la más fuerte de todas y, por ello, no es aconsejable realizarlo previamente a una boda, al requerir de mucho más tiempo de recuperación que las demás".

Otra técnica estrella del rostro para esta ocasión especial es el tratamiento con neuromodeladores para la eliminación de arrugas del tercio superior facial (frente, entrecejo y patas de gallo), que consiste en minimizar la contracción muscular a través de la acción de los neuromodeladores, reduciendo la aparición y formación de arrugas, pero siempre conservando la expresión facial. Este tratamiento estético, por su parte, habría que hacerse con un mes o mes y medio de antelación al evento, con el fin de que los músculos se hayan acoplado y el rostro muestre el resultado deseado, así como para tener margen de retoque.

Por otro lado, a nivel corporal, se recomiendan los tratamientos quemagrasa y de mejoría del aspecto de la piel mediante presoterapia, una técnica que aplica presión de aire, a modo de masaje, para activar el sistema linfático y mejorar la circulación y oxigenación en todo el cuerpo; siendo ideal para aquellas novias que buscan reducir la celulitis y disminuir la retención de líquidos.

"Para este tipo de tratamientos corporales suelen ser necesarias, al menos, cinco sesiones de media para evidenciar los resultados y estas sesiones, además, suelen ser semanales, por lo que se debe ser previsor y adelantarnos, al menos, dos meses y medio a la celebración. No obstante, es importante recalcar que, para que esta técnica funcione del todo, deberá ir acompañada de una dieta saludable y ejercicio físico y combinarse con otros tratamientos como la mesoterapia inyectada corporal, con el fin de combatir afecciones como la grasa localizada, celulitis, arrugas o flacidez", subraya la doctora Chacón.

Cuidados capilares y alimentación equilibrada: imprescindibles en tu rutina prenupcial

Para que la novia luzca radiante el día de la boda, otro elemento fundamental a tener en cuenta será el cuidado del cabello y, por ello, serán también básicos los tratamientos de hidratación previos al evento. "Si el cabello está sano, en la rutina preboda se deberá incluir un champú sin sulfatos ni parabenos y una buena mascarilla nutritiva adaptada a las necesidades de cada cabello. Sin embargo, si se ha realizado alguna decoloración, probablemente la melena haya quedado más seca y quebradiza, por lo que necesitará un tratamiento de hidratación extra y una reconstrucción de la fibra capilar en un centro especializado", detalla la experta en medicina estética.

Por último, seguir una dieta equilibrada los meses previos a la boda será también clave para lograr un buen estado de la piel y del cabello, por lo que, durante este tiempo, se recomienda ingerir proteínas de alta calidad, verduras, zumos y frutas; con el fin de ayudar a mejorar la firmeza de la piel y de aportar, además, una luminosidad natural a la misma. "El aguacate, rico en omega 3, biotina y vitamina E, contribuirá a lograr una piel luminosa y unas uñas y pelo radiantes. También se aconseja consumir frutas como el kiwi, fuente de vitamina ; brócoli, rico en vitamina C, E y colágeno; zanahorias o miel, con propiedades nutritivas o antioxidantes", concluye la doctora Chacón.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud