Estilo de Vida

Carlota Casiraghi se pasa por el forro el dress code de la Met Gala pero triunfa con elegantes encajes

La imagen de Carlota Casiraghi en la Met Gala era inevitable. No solo porque la princesa estaba trabajando (ya que es embajadora de Chanel), sino porque Karl Lagerfeld era como un hermano para su madre.

La 'sobrina' del diseñador alemán y director creativo de la maison hasta su muerte hace cuatro años ejerció este lunes de digna hija de Carolina de Mónaco, quien si duda fue la ausencia más lamentable porque ella era probablemente la invitada más esperada del evento.

Envió de embajadora a quien en verdad lo es para Chanel, con un vestido de la casa de encaje negro que inevitablemente recuerda a los que llevaban tanto su madre, la princesa Carolina, como su madrastra, Carole Bouquet, en los años 80 y 90, cuando asistían a los desfiles de moda de la Casa francesa juntas. Para el toque ultramoderno, usó debajo de los pantalones negros de encaje transparente y sandalias de tacón a juego.

A sus 36 años, la embajadora de Chanel se pasó por el Arco de Triunfo el código de vestimenta de la Met Gala 2023, pero también los deseos del diseñador alemán, quien solía decir cosas como "piensa en rosa pero no lo uses".

La rebelde Carlota, que es como familia para Lagerfeld, a quien conoció cuando era apenas un bebé, ha elegido un vestido de encaje negro con un elegante escote de lazos para rendir homenaje a su querido Karl, que a pesar de todo se quedado maravillado con la elegante visión de su 'sobrina'.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud