Estilo de Vida

Mario Vargas Llosa celebra su ingreso en la Academia Francesa con el ensayo 'Un bárbaro en París'

El Nobel peruano ingresa en la prestigiosa academia el próximo 8 de febrero. En agradecimiento, lanza el ensayo 'Un bárbaro en París'. Un homenaje a la literatura gala, "la más osada y la más libre", dice.

Entre tanto ruido que ha generado su vida privada en las últimas semanas, Mario Vargas Llosa regresa a los libros. Al papel y al lápiz. Su cuento descatalogado Los vientos, de 2021, acaba de ser publicado por un diario. Su entorno interpreta claros detalles autobiográficos en este relato.

Al margen de Los Vientos, el autor peruano es noticia por convertirse en el primer escritor que ingresa en la Academia Francesa sin haber publicado libros en esta lengua (no traducidos). Llosa celebra este nombramiento con el lanzamiento de Un bárbaro en París (Editorial Alfaguara). El ensayo, que llega a las librerías en febrero, es un recorrido por la literatura francesa. Su autor rinde homenaje a las letras de nuestro país vecino para celebrar que va ocupar el sillón 18.

"La literatura francesa fue la mejor y sigue siéndolo. La más osada, la más libre, la que se insubordina a la actualidad, la que regula y administra los sueños de los seres vivos". Con estas palabras de esplendor, el autor peruano arranca sus textos en agradecimiento al más alto honor destinado a los escritores francófonos.

Uno de los inmortales

Al entrar en la Academia Francesa se convierte en uno de los inmortales, como se conocen los miembros de institución, que fue fundada en 1635 por el cardenal Richelieu para velar por la lengua.

Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936) vivió durante años en París, seducido por la intelectualidad de unos años efervescentes. Comenzó su carrera en periódicos. En La Crónica y en La Industria. Fue en el año 1958 cuando viajó a la capital del Sena, llevado por un concurso de relatos que había ganado. Gracias a una beca se trasladó a Madrid para estudiar en la universidad. Después fijaría su residencia en París, donde vivió 7 años. De esas vivencias nace su conexión con la cultura y las letras galas.

En Un bárbaro en París, relata que en los inicios de su carrera llegó a creer que sólo se convertiría en escritor si llegaba a la capital gala y se adaptaba a un ambiente en el que el pensamiento gozaba de un lugar privilegiado. Las novelas de Dumas y Flaubert le abrieron la mente y lo inclinaron hacia el realismo. Las ideas de Sartre, Camus, Bataille, Aron y Revel le mostraron cómo debía ser un intelectual.

Carlos Granés, que prologa el libro, revela que "su formación intelectual y cultural le dio la certeza de que cualquier escritor latinoamericano, incluso uno nacido en la provincia peruana (un bárbaro), podía participar en todos los asuntos políticos, culturales y sociales de su época si se nutría de sólidas tradiciones literarias y filosóficas". Y añade Granés, "buscando a Francia, Vargas Llosa encontró su país natal y el mundo entero".

En tres academias

Publicó en 1963 La ciudad y los perros, novela esencial en su carrera literaria y que fue traducida a más de veinte idiomas. Después llegó Conversación en la catedral y Pantaleón y las visitadoras. En la década de los 70 se instaló en Barcelona, donde residió cinco años.

Entre su vasta producción destacan Lituma en los Andes, Los cuadernos de don Rigoberto, La Fiesta del Chivo, El Paraíso en la otra esquina, Travesuras de la niña mala, El sueño del celta, El héroe discreto, Cinco Esquinas y Tiempos recios. Nobel en 2010, también es Premio Cervantes, Príncipe de Asturias y miembro de la Academia Española, Peruana y Francesa. Fue distinguido con la Legión de Honor en 1985 en Francia y condecorado con la Orden El Sol del Perú.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedinBeloudBeloud
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments