Estilo de Vida

El método japonés para adelgazar sin hacer dieta ni ejercicio: la clave está en la respiración

iStock

Con las fechas que corren, mantenerse en un peso ideal es complicado. Las comidas de empresa, reuniones familiares o las cenas copiosas de la Navidad hacen que lleguemos a enero con unos kilos extra en la báscula. Generalmente, los menús suelen estar diseñados con alimentos ricos en grasas. Además, el azúcar no falla a la cita en los diferentes dulces navideños.

Lea también: Este es el deporte que más calorías quema y reduce el estrés (según Harvard)

Si hay una sociedad que se toma muy en serio la nutrición es la japonesa. Desde bien pequeños, se enseña a los niños todo lo relacionado a comer de forma saludable. Además, el Gobierno nipón promueve políticas para combatir contra la obesidad y el sobrepeso. De hecho, existen leyes para este tipo de problemas de salud.

Son las empresas y la administración quienes animan a los adultos de entre 40 y 75 años a hacerse una medición anual de la cintura. En caso de estar por encima de los límites que marcan la OMS, se incita a que los empleados acudan a sesiones de ayuda y hagan más ejercicio.

Así es la 'dieta de la respiración'

Los japoneses están acostumbrados a caminar. Tanto es así que un estudio asegura que tienen un promedio de 8.000 pasos al día. Todos los hábitos valen para perder peso. Pero hay uno que se hizo tendencia porque depende más de la respiración que de ejercicio físico. Recibe el nombre de dieta de la respiración y se hizo popular por el actor Miki Ryôsuke, que adelgazo 14 kilos de peso en unas pocas semanas.

Esta dieta consiste en dos posiciones. Para la primera hay que colocarse con un pie por delante de otro. Es entonces cuando hay que apretar los glúteos y cargar casi todo el peso hacia la pierna que esté detrás, inclinando el cuerpo hacia detrás. Inhala suavemente durante tres segundos, levanta los brazos sobre la cabeza y exhala con fuerza otros siete segundos más, al mismo tiempo que bajas los brazos y tensas los músculos del cuerpo.

Lea también: Desvelan un truco para perder más calorías mientras caminas: así puedes perder peso más rápido

La segunda posición consiste en mantener la espalda recta, tensando los glúteos también, pero colocando una mano delante del abdomen y la otra en la parte baja de la espalda. Inhala durante tres segundos y exhala otros siete segundos. Todo esto sin cambiar la posición de las manos, pero intentando tensar todos los músculos del cuerpo.

Y sí, existen estudios científicos que avalan su eficacia. Estos ejercicios se recomiendan como tratamientos para la obesidad, pues incrementan la producción de hormonas a través de la orina y regulan el sistema nervioso autónomo.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments