Estilo de Vida

El grano de arroz: la norma para lucir un contorno de ojos perfecto

Uno de los más que habituales efectos secundarios cuando alguien empieza a aplicar contornos de ojos es la aparición de milliums o milia, "pequeños puntos blancos que suelen formarse a partir de un exceso de grasa, queratina o por cúmulo de células muertas", explica Bella Hurtado, técnica en la firma Boutijour. Asimismo, hay quienes consideran que, lejos de solucionar los ojos congestionados, fomentan una mayor sensación de inflamación. Cuando esto sucede, la respuesta fácil es echarle la culpa al cosmético que estamos utilizando para tratar la zona, pero no siempre debería ser así, ya que en muchas ocasiones la culpa es nuestra debido a que utilizamos más cantidad de la adecuada.

La causa del problema

Cuando usamos más producto del que realmente necesita nuestra piel, en vez de ayudarla, podemos saturar. "Determinadas cremas de contorno de ojos suelen ser muy ricas en nutrientes para ofrecer un buen efecto antiedad, con vistas a prevenir la aparición o aspecto de determinadas finas líneas o arruguitas, como las patas de gallo. Cuando usamos cremas de contorno muy ricas en ácidos grasos y somos muy generosos con la cantidad, podemos provocar una saturación de la zona, ocasionando cúmulos de grasa ciertamente antiestéticos", explica Raquel González, cosmetóloga y directora de formación de la firma dermatológica Perricone MD. Recordemos que, a veces, menos, es más.

La cantidad adecuada

Entonces, ¿cuál es la solución? Desde luego, no pasa por prescindir de estos cosméticos, los cuales nos pueden ayudar tremendamente a resolver diferentes preocupaciones: signos de la edad, ojera oscura, congestión, luminosidad, pigmentación y un largo etcétera. La alternativa es mucho más sencilla: mantener nuestra crema de contorno de ojos pero usando la cantidad que recomiendan los expertos y que no es ni más ni menos que similar a un grano de arroz. "La cantidad de contorno de ojos que debemos aplicar es similar a la de un grano de arroz para cuidar el contorno de ambos ojos. Será suficiente para poder tratar las preocupaciones y ofrecer efecto drenante", añade Estefanía Nieto, directora técnica de la firma Omorovicza.

Superposición con otros productos

Es un gesto bastante natural el aplicar nuestros sueros y cremas en la zona del contorno de ojos, además de utilizar el producto específico para esta zona. "Los productos específicos para tratar el contorno de la mirada están formulados de tal forma que tienen en cuenta las características de esta zona. Si aplicamos además de una crema de contorno, nuestro suero o crema, podremos sobretratar la zona, ocasionando una congestión de lípidos, en la mayoría de los casos, que genera la aparición de cúmulos de grasa o milliums", añade Elisabeth San Gregorio, directora técnica de la firma Medik8.

Un contorno de ojos adecuado

Por último, de igual forma que no todas las pieles necesitan un mismo suero o crema, los tratamientos para contorno de ojos deben atender las preocupaciones específicas de cada uno. "Contornos que requieran efecto antiedad, pero estén congestionados, necesitarán formatos en suero menos ricos en nutrientes y con activos más drenantes o descongestivos, así como principios como los retinoides. Por otro lado, si queremos tratar signos de la edad muy avanzados en pieles que presentan, por el contrario, mucha sequedad, serán más necesarias fuentes de ácidos grasos que completen esa falta de nutrientes o lípidos", nos cuenta Sonia Ferreiro, cosmetóloga y biotecnóloga del área técnica de Ambari Beauty.

Top 3 de contornos de ojos

Por un lado, Smoothing & Brightening Under-Eye Cream (99 euros), de Perricone MD, es una de esas cremas de contorno de ojos pensadas para pieles secas y con signos avanzados de la edad. Aporta nutrientes y acondiciona la piel de la zona instante, suavizando la apariencia de las ojeras y las arrugas. Como aporte de nutrientes, destaca el conjunto de Omegas 3, 6 y 9, también conocidos como vitamina F, para restaurar la flexibilidad y dar luminosidad. La fórmula se enriquece con Acil-Glutatión, compuesto por tres aminoácidos. El glutatión es el antioxidante principal del cuerpo humano y reduce visiblemente el aspecto de las arrugas profundas.

Como contrapuesta, está r-Retinoate Eye Serum (129 euros), de Medik8, un suero ligero para tratar a nivel antiedad pieles más grasas, ideal también como contorno preventivo de los signos de la edad. Destaca por el retinyl retinoato, ocho veces más potente que el retinol tradicional y perfecto para incrementar la renovación celular, mejorar la síntesis de colágeno y suavizar la piel, reducir la pigmentación y las arruguitas. Hidrata en profundidad sin congestionar gracias a su contenido en ácido hialurónico de múltiple peso molecular y descongestiona al mejorar la circulación de la zona debido a la actividad de su contenido en cafeína.

Reviving Eye Cream (109 euros), de Omorovicza, es una crema que revitaliza el área de la mirada en el acto. Reduce la inflamación, la hinchazón y la aparición de ojeras, sobre todo aquellas más congestionadas y oscuras. Proporciona, además, mucha hidratación sin resultar demasiado densa. Tiene un ligero aroma de pepino que refresca y alivia los ojos cansados.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.