Estilo de Vida

Tripe limpieza o cómo eliminar las pinturas de Halloween y otros maquillajes difíciles

Hablar de doble limpieza no es ya extraño y, para quienes lo sea, sus pieles tienen un problema, ya que la piel necesita una buena doble limpieza cada noche, con vistas a eliminar el maquillaje, el SPF o ambos. "Esto es necesario porque nuestra piel tiene dos tipos de suciedades, por así decirlo. Una suciedad de tipo más oleosa, como la de las bases de maquillaje o los filtros solares, y otra más afín a un limpiador acuoso, como puede ser el polvo. Debemos usar dos limpiadores porque será como conseguiremos eliminar ambos tipos de suciedad. Si no lo hacemos así, seguramente nuestro rostro se llene de impurezas. Por hacer un símil, sería como fregar un suelo sin antes haber barrido antes", explica Raquel González, cosmetóloga y directora de formación de Perricone MD en España.

¿Y si planteásemos una triple limpieza? "Esto puede ser especialmente útil en días en los que vayamos especialmente maquillados, como es el caso de fechas específicas como Halloween o Carnaval. Los maquillajes que solemos usar en estas ocasiones son más resistentes y, en tales casos, igual una triple limpieza sería la opción perfecta para eliminar todas las impurezas y dejar el rostro radiante", añade Estefanía Nieto, directora técnica de Medik8.

¿Cómo hacer una triple limpieza?

"Podríamos hablar de que una correcta triple limpieza sería igual que una doble, pero añadiendo un formato micelar o en tónico ya sea antes o después de los otros dos pasos", explica Elisabeth San Gregorio, directora técnica de la firma Medik8.

Estefanía Nieto, de Omorovicza, recomienda hacerlo "como primer paso y con discos desmaquillantes, por ejemplo, con una fórmula rica en micelas capaces de eliminar toda la suciedad del rostro. Al ir en discos, es posible que tengan una mayor capacidad de arrastre y retirado. Los parches de este tipo con tecnología micelar atraen las impurezas a las micelas y, al ir retirando, la suciedad se irá".

Para seguir con el ritual, lo mejor será apostar por un limpiador de base oleosa que podría ser en bálsamo, aceite o leche limpiadora. Este tipo de limpiadores conseguirán retirar los restos de maquillaje que más resistentes hayan podido quedarse en el rostro después del primer paso. "Además, su riqueza en lípidos permitirá limpiar la piel en profundidad sin eliminar su función barrera, ya que no solo limpiarán, cuidarán la barrera hidrolipídica de la piel evitando que esta pierda sus aceites esenciales", añade Elisabeth San Gregorio, de Medik8.

Después, como último paso, la opción más acertada pasará por aplicar un limpiador de tipo gel que sea afín con esa suciedad más superficial, como el polvo o la contaminación, por ejemplo. "En este caso, yo recomiendo apostar por limpiadores que, además, ofrezcan tratamiento de acuerdo a las preocupaciones que cada uno tenga alrededor de su piel. Por ejemplo, un limpiador con vitamina C para iluminar y despigmentar; uno rico en hidroxiácidos para exfoliar y tratar posibles brotes de acné; o uno calmante para posibles pieles que puedan tener tendencia a irritarse", añade la experta de Perricone MD, Raquel González.

¿Solo en Halloween?

Aunque es la apuesta segura para eliminar el maquillaje en fechas clave como Halloween, Carnaval o incluso Navidad, puede ser algo interesante a realizar periódicamente. "Haciendo una triple limpieza, por ejemplo, una vez a la semana, podríamos evitar la aparición de puntos negros o cúmulos de suciedad en la piel", añade Bella Hurtado, directora técnica de Boutijour.

Las combinaciones son múltiples. Aquí te ofrecemos dos distintas. 

Opción 1:

Como paso primero, los Peachy Micellar Cleansers de Omorovicza (49 euros) son unos discos empapados en una tecnología micelar que ofrecen un barrido intensivo capaz de eliminar las impurezas y maquillaje más resistente.

Para continuar, Lipid-Balance Cleansing Oil (38 euros) es un bálsamo que se aplica sobre el rostro y, luego, al añadir agua, se convierte en una cremosa leche desmaquillante. Limpia en profundidad y trata la piel con Aceite de cártamo, Omega-6, Vitamina E y Extracto de moringa.

Terminaríamos con un limpiador como Citrus Brightening Cleanser de Perricone MD (40 euros), un limpiador a base de vitamina C ultra estable que es perfecto para finalizar la limpieza y terminar de eliminar las impurezas. Su contenido en vitamina C ayuda a iluminar la piel.

Opción 2:

Otra opción es arrancar con un limpiador micelar como Micellar Cleansing Treatment de Perricone MD (40 euros) que trabaja con una tecnología de micelas ultra eficaz y citrato de cobre, de ahí su tono azul. Limpia con la ayuda de un algodón al tiempo que trata la piel con L-Carnitina y vitamina B5.

Para seguir, Thermal Cleansing Balm de Omorovicza (69 euros) es un limpiador tipo bálsamo a partir de lodos húngaro para detoxificar y purificar la piel, retirar todo el maquillaje, incluso el más resistente al agua, dejando la piel suave, hidratada y radiante. Al masajearse la piel el bálsamo pasa a convertirse en un aceite que retira eficazmente los restos de maquillaje.

Completaríamos con un limpiador como Surface Radiance Cleanse de Medik8 (31 euros), un gel, que además, trabajará sobre la luminosidad de la piel o posibles brotes con una combinación de ácido Ácido L-mandélico, Ácido L-láctico, Ácido Salicílico, Glicerina y Extracto de cáscara de mangostán.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments