Estilo de Vida

El método japonés para tonificar con un minuto al día (la clave está en los glúteos)

El objetivo de adelgazar está grabado a fuego en la mente de muchas personas. Para ello, no basta solo hacer deporte de forma regular, sino que también hay que acompañarlo con una dieta hipocalórica (siempre bajo supervisión de un especialista), es decir, aquella en la que ingerimos menos calorías de las que gastamos a lo largo del día.

Lea también: El sencillo ejercicio para adelgazar sin esfuerzo (está avalado por la ciencia)

En los últimos años, se ha puesto de moda sorprendentes métodos procedentes de Asia que prometen perder peso de forma sencilla, dedicándole poco tiempo al día. Uno de ellos es el método Kauru, que fue desarrollado por la famosa entrenadora japonesa y campeona nacional de aerobic en su país.

La técnica se basa en la liberación miofascial, o sea, en liberar la tensión que se puede acumular en las fascias. Con diez minutos al día, y utilizando una pelota de tenis, Kaoru garantiza perder unos kilos en la báscula, además de aliviar los dolores musculares que aparecen del día a día.

Así es el método Naoko

Sin embargo, a Kauru le ha salido competencia, pues si diez minutos era poco tiempo, el método Naoko propone ponerse a tono dedicándole solo un minuto al día. El libro ¡Glúteos arriba!, de la editorial Kitsune, es un best seller en Japón, y recoge los estiramientos recomendados por su autora que, según dice, corrigen la postura y estiliza la silueta del cuerpo.

La clave está en trabajar los glúteos, pues el estilo de vida actual pasa por estar sentados muchas horas delante de una pantalla. "Al tonificar los glúteos, los músculos del vientre y las piernas también trabajan y se quema la grasa localizada en estas zonas", dice esta entrenadora, especialista en corrección pélvica.

El método Naoko se cuenta en el libro '¡Glúteos arriba!' (Kitsune Books)

Estiramientos que fortalecen la pelvis

Así las cosas, los ejercicios se basan en estiramientos musculares que están centrados en fortalecer la pelvis. Uno de ellos (hay muchos más en el libro) consiste en lo siguiente: sentarse en el suelo y flexionar una de las piernas, acercando el pie hasta la cadera, mientras que la otra quedará en la misma postura, de forma que ambas rodillas miren hacia la izquierda y después a la derecha. Durante las tres respiraciones que dura el ejercicios, haremos por bajar el glúteo hacia el suelo y tendremos el cuello estirado.

Lea también: Sakuma, el método japonés para adelgazar y tonificar con solo cuatro minutos diarios de ejercicio

No obstante, Naoko dice que antes de empezar a hacer estos ejercicios, hay que comprobar el desequilibrio muscular que tenemos. ¿Cómo? Siéntate en el suelo con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies enfrentadas y tocándose. Coloca también las manos bajo los tobillos y presiona las piernas. Si la presión es distinta quiere decir que un lado es más rígido que el otro.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments