Estilo de Vida

El ingrediente secreto (que tenemos todos en casa) para dejar tu cafetera como el primer día

iStock

La cafetera es uno de esos pequeños electrodomésticos que utilizamos todas las mañanas para prepararnos un café que ayude a despertarnos y a empezar el día con un bien sabor de boca. Y, en ocasiones, no la usamos sólo una vez, sino que recurrimos más veces a ella durante la jornada.

Lea también: Esto es lo que debes tener en cuenta antes de comprar una cafetera de cápsulas

Sin embargo, el continuo manejo de la cafetera hace que debamos tener en cuenta en realizar un mantenimiento regular para alargar más tiempo su vida útil. Además, cuanto más sucio tengamos el aparato, peor sabor tendrá nuestro café.

Limpiarla no es difícil. Tan solo necesitamos de agua, jabón y vinagre. Sí, has leído bien. El vinagre blanco es un potente limpiador y descalcificador natural que acaba con todos los restos de café que pueda haber. Esto es gracias a sus agentes desinfectantes y su ácido acético.

El secreto está en el vinagre

Antes de empezar a limpiar la cafetera, lo primero que tienes que hacer es desconectarla de la corriente eléctrica para que el riesgo de cortocircuito sea cero.

Después, hay que extraer las piezas que se puedan desmontar, como el filtro y la jarra, para que podamos limpiarlas bien. Para ello, llena un recipiente con agua y dos tazas de vinagre blanco. Sumerge el filtro y la jarra en él y déjalos en remojo diez minutos. Pasado ese tiempo, frotaremos con la bayeta y aclaramos con agua en abundancia.

Lea también: El truco viral para limpiar tus Converse blancas (solo necesitas dos ingredientes)

A continuación, procederemos a llenar la jarra con vinagre y el doble de aguar y verter la mezcla en el depósito de la cafetera. Así las cosas, encenderemos la máquina como si fuéramos a preparar un café, realizando el ciclo habitual. Cuando se consuma todo el líquido, la apagamos y dejaremos que actúe la mezcla durante 15 minutos en la jarra. 

Ya, por último, nos desharemos del agua con vinagre y limpiaremos el depósito llevando a cabo el paso anterior de elaborar el café, aunque ahora lo llenaremos solo con agua. Para el exterior de la cafetera bastará con una bayeta húmeda o agua tibia y vinagre si la carcasa  acumula mucha suciedad.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments