Estilo de Vida

Esto es lo que debes tener en cuenta antes de comprar una cafetera de cápsulas

iStock

A la hora de comprar una cafetera nueva, hay que tener en cuenta muchos aspectos. Hoy día, los consumidores pueden encontrar en el mercado una amplia variedad, al realizar el café de diferente forma. Existen cafeteras italianas, de goteo, de émbolo, de cápsula o automáticas.

Lea también: Este es el número de tazas de café que puedes tomar al día (lo dice la ciencia)

Años atrás, la opción preferida para disfrutar del aroma y el sabor de un buen café era la cafetera italiana, sin embargo, con el paso de los años, las máquinas de cápsulas han ido ganando terrenos. Nespresso fue la marca que primero las comercializó, aunque otros fabricantes siguieron sus pasos.

Estas cafeteras inyectan agua en la cápsula (que de forma previa hemos introducido en un depósito) y extraen el café. El precio de estos aparatos no suele ser muy elevado, pues los modelos más baratos cuestan en torno a 50 euros, mientras que los más exclusivos sí que pueden irse más allá de los cien euros.

Rápidas y fáciles de limpiar

Las cafeteras de cápsulas cuentan con varios beneficios. En primer lugar, ocupan muy poco espacio en la cocina, al ser compactas. Son fáciles de limpiar, tan solo hay que vaciar de vez en cuando el recipiente de las cápsulas y la bandeja de goteo, mientras que el depósito de agua se puede desmontar y meterla en el lavavajillas. 

La mayor ventaja de todas es que son muy rápidas. Tan solo tienes que apretar el botón y esperar unos segundos a que tu café esté listo. Y garantizan un café de calidad.

Las cápsulas son caras y contaminan

Sin embargo, estos aparatos también tienen desventajas. Empecemos por el precio. Si el aparato en sí no es caro, las cápsulas de café sí lo son. De ahí a que mucha gente recurra a comprar cápsulas de marca blanca compatibles con la cafetera. 

Lea también: El truco casero de la cerveza para ahuyentar a las avispas de nuestros jardines 

Por otro lado, hay que decir que las cápsulas son muy dañinas para el medio ambiente, pues están hechas de plástico y aluminio, y también contienen restos de materia orgánica, por lo que hay que desecharlas en contenedores especiales, algo que no todo el mundo lo lleva a raja tabla. Diversas marcas han apostado por puntos verdes específicos de reciclaje de cápsulas.

Por último, los más cafeteros desecharán la idea de este tipo de cafeteras, ya que no ofrecen una gran variedad de cafés: no se pueden utilizar café de diferentes países o distintos aromas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.