Estilo de Vida

No, Decathlon no está regalando bicicletas: la Policía avisa de una nueva estafa

iStock

Los ladrones se han visto obligados a cambiar sus tácticas para robar con el avance de la tecnología. Esta es la razón por la que los cacos buscan también apoyarse de ella para conseguir nuevas víctimas. Ahora, los ciberdelincuentes buscan sacar tajada bien a través de las redes sociales, correo electrónico o canales de mensajería instantánea.

Lea también: Vuelve el 'timo de la maleta': en qué consiste y y qué hacer para no caer en el engaño

Una de las estafas que está, desgraciadamente de moda, es el denominado 'timo de la bicicleta'. Según informa la Policía Nacional en sus redes, los estafadores se hacen pasar por Decahtlon, la cadena francesa que se dedica a la venta y distribución de material deportivo. 

¿En qué consiste el 'timo de la bicicleta'?

Los timadores mandan un mail a la víctima, en el que por medio de un enlace bajo el nombre de esta empresa, se promociona un falso programa de fidelización en el que regalan una bicicleta eléctrica valorada en más de 2.500 euros. 

La oferta es tan tentadora que muchos pican. En el correo electrónico, se pide a la víctima que confirme accediendo al enlace que aparece y, en el caso de caer en la trampa, los ladrones pueden acceder a los datos de la persona estafada: número de teléfono, dirección, contraseñas de tarjetas de crédito vinculadas a un ordenador...

¿Cómo identificar el 'timo de la bicicleta'?

Sin embargo, la Policía se ha encargado de indicar qué hay que hacer para no ser estafados. A simple vista se puede evitar, pues se pueden detectar varios errores. Uno de ellos es que el remitente es Decathl0n y no Decathlon, es decir, con un cero en lugar de una O.

Además, la dirección de correo nada tiene que ver con la compañía francesa. Por lo tanto, si recibes un correo de estas características no te emociones pinchando en el enlace y elimínalo lo antes posible de la bandeja de entrada. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.