Estilo de Vida

Cinco lugares para disfrutar de la capital: lo mejor de la octava edición de 'Open House Madrid'

iStock

Mas Open que nunca, así regresa Open House Madrid en su octava edición, el fin de semana del 23 al 25 de septiembre, para descubrir la arquitectura, el urbanismo y los rincones secretos de la capital a los ciudadanos. Según el INE (2021), Madrid es la ciudad más visitada de España, la cuarta a nivel europeo, acorde a los datos proporcionados por la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Lea también: El vino favorito de la reina Isabel II se hace en España: esta es la historia de Harveys

Un carácter acogedor de la ciudad y una apertura al exterior, a la que Open House Madrid ha querido sumarse a través de unas cifras de récord: 160 planes, divididos entre visitas a 93 edificios, 33 estudios, 8 rutas, 7 actividades y 10 itinerarios componen el programa más completo del festival hasta la fecha.

Hotel Pestana (Plaza Mayor)

Se ubica la Casa de la Carnicería de la Plaza Mayor de Madrid y tiene más de 400 años de historia. El viaje comienza en la época de los Austrias, de estilo sobrio, y termina con la influencia afrancesada de los Borbones y del Madrid más noctámbulo. Durante la visita, se podrá acceder a los balcones, desde donde podrás fotografiar uno de los núcleos más importantes de la ciudad que en la antigüedad funcionaba como punto de encuentro de mercaderes y comerciantes y se conocía como Plaza del Arrabal.

Instituto del Patrimonio Cultural de España

Situado en la Ciudad Universitaria, el Instituto del Patrimonio Cultural de España, fue encargado en 1965 a los arquitectos Fernando Higueras y Antonio Miró, que crearon una construcción de hormigón armado, de cuatro plantas, que destaca a primera vista por su planta circular y una cornisa recortada por grandes picos, de ahí que se la conozca popularmente como la Corona de Espinas.

Declarado Bien de Interés Cultural en 2001, este edificio es una de las obras más significativas de la arquitectura española del último siglo. Está cerrado al público desde el inicio de la pandemia. Open House Madrid te ofrecerá la oportunidad única de llegar a la cubierta y conocer todos sus secretos arquitectónicos.

Edificio Arnaiz

Al más puro estilo vanguardista neoyorkino, la fachada acristalada del edificio Arnaiz, brilla en la calle de Méndez Álvaro por su forma de cubo roto que permite contemplar desde fuera las tripas del edificio. Algo particularmente notorio durante las noches, cuando la luminosidad y la transparencia de la entrada dan la sensación de que el vestíbulo está completamente abierto a la calle. Está diseñado por el propio equipo de ARNAIZ, una singular cubierta en voladizo cubre la rotura de este edificio de oficinas de doce plantas, que también cuenta con cinco plantas bajo rasante para aparcamientos. 

Edificio Castellana 81

Open House Madrid, te descubre la torre actualmente conocida como Castellana 81 (la del BBVA), situada en la zona de AZCA. Esta zona financiera es un macroproyecto de rascacielos de mediados de los 50, inspirado en el Rockefeller Center de Nueva York. Los primeros edificios se empezaron a construir solamente a partir de los años 70.

Destacan la Torre Europa, la Torre Picasso, que se inauguró en 1988 y en su momento fue el rascacielos más alto de España, emulando a las desaparecidas Torres Gemelas de New York, y Castellana 81. La torre fue diseñada por Francisco Javier Sáenz de Oiza, una de las figuras más destacadas de la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX. 

Azotea del hotel Hyatt Centric (Gran Vía)

Llega el atardecer y ¿qué mejor que disfrutar de un delicioso cocktail contemplando el skyline madrileño? En plena Gran Vía, nos encontramos con un auténtico oasis en la azotea del hotel Hyatt Centric, donde se esconde un gran tesoro histórico: una viga que conserva los rastros de un bombardeo de la época de la Guerra Civil española.

Proyecto del estudio Blue Sky Hospitality del designer inglés Henry Chebaane, preserva el valor arquitectónico del histórico edificio de estilo art-decò, como la fachada de los años 20, el pórtico de la entrada y las icónicas escaleras de caracol con su barandilla hecha a mano. Todo eso integrado en un atrevido, pero armónico diseño que evoca la cultura popular castiza, sus iconos artísticos y sus paisajes locales.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments