Estilo de Vida

El verdadero motivo por el que los botellines de cerveza tienen esa forma

iStock

La cerveza es la bebida preferida de los españoles. Ya no importa si el verano ha quedado atrás, pues un trago a una birra fresquita viene bien en cualquier momento: ya sea en el aperitivo un domingo, al salir de una intensa jornada de trabajo o viendo un partido de fútbol de tu equipo.

Lea también: El truco casero de la cerveza para ahuyentar a las avispas de nuestros jardines en verano

Normalmente, cuando acudimos a un bar y pedimos una cerveza, nos la sirven del grifo en una copa o jarra. Pero también hay quien prefiere beberse el zumo de cebada directamente del botellín. Esto, como todo en la vida, va a gustos.

Muy habituales en el noroeste de España, los botellines tienen la medida más pequeña: 200 mililitros. También son llamados quintos porque es la quinta parte de un litro. Estos envases de vidrio tienen una forma singular, con un cuello especialmente delgado, pero, ¿alguna vez te has preguntado cuál es el motivo?

Evita que la cerveza se caliente

Pocas veces nos paramos a pensar por qué determinados objetos tienen una forma u otra. Incluso desconocemos usos extra, desaprovechando su potencial. Pues bien, los botellines de cerveza tienen esta silueta por un motivo de peso.

Lea también: ¡Sal a caminar! Dar 10.000 pasos al día reduce el riesgo de sufrir cáncer e infartos

Estos envases están pensados para que la cerveza se consuma directamente de la botella. Por tanto, el diseño es ergonómico. El cuello es alargado para que tu mano la pueda sostener por esta parte, de forma que no toques el cuerpo, que es lo que se ha de evitar.

Al agarrarla por el cuerpo al beber, la botella poco a poco se va calentando haciendo que la cerveza pierda frescor. De ahí la importancia a cogerla por el cuello. Procurando seguir esta indicación, lograrás mantener fresco tu botellín durante más tiempo (si no te lo bebes antes).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud