Estilo de Vida

Así se hace la tarta reina Victoria, uno de los clásicos de la repostería británica

Dreamstime

La muerte de la reina Isabel II de Inglaterra el pasado 8 de septiembre copa las primeras páginas. El deceso ha hecho que todo lo que tenga que ver con la casa real británica despierte curiosidad. En este caso, nos centramos en un popular postre nacido en palacio: la tarta Victoria sponge cage.

Lea también: Isabel II: fecha, hora y todo el protocolo a seguir en el funeral de Estado de la monarca

Esta elaboración al alcance de todo el mundo consiste en un esponjoso bizcocho que se abre por la mitad para rellenarlo de mermelada de fresas o frambuesas y nata montada. La tarta se remata con azúcar glas.

La tarta se remonta al siglo XIX

El origen de este postre casero se remonta a finales del siglo XIX, pues homenajea a la mujer que reinó Gran Bretaña entre los años 1837 y 1901. La Reina Victoria solía tomar algún dulce para acompañar el té de las cinco, una tradición que impuso la duquesa de Bedford, Anna Russel.

La amiga de la reina Victoria sugirió beberse un té y algo de comida a media tarde con el fin de no llegar con tanta hambre a la noche para cenar. La duquesa sabía que uno de los caprichos de la soberana era el bizcocho con mermelada, por eso se lo ofrecía bajo el nombre de Victoria sándwich cake. La receta evolucionaría después hasta la tarta que conocemos en la actualidad.

¿Qué ingredientes necesitamos?

- 3 huevos

- 150 gr de azúcar glas

- 150 gr mantequilla sin sal

- 150 gr harina leudante tamizada

- 1/2 cucharadita esencia de vainilla

- 100 gr mermelada (fresa o frambuesa)

Para la crema de mantequilla:

- 150 gr de mantequilla sin sal

- 220 gr de azúcar glas tamizada

- 1/3 de vaina de vainilla o esencia de vainilla

La tarta de la reina victoria, paso a paso

Para el bizcocho:

1. Precalentamos el horno a una temperatura de 180ºC.

2. Engrasamos un molde redondo grande o varios pequeños. 

3. Incorporamos la mantequilla y el azúcar en un bol grande y lo montamos con unas varillas.

4. Añadimos los huevos de uno en uno. Mézclalos cada vez que los vas agregando. 

5. Tamizamos la harina y la levadura en polvo. Las vertemos en el bol también.

6. Una vez que tenemos la masa lista, la volcamos en el molde y la horneamos 25 minutos a 180ºC.

Para el relleno:

1. Montamos la nata bien fría con una batidora.

2. Cuando esté semi montada, añadimos el azúcar glas. La terminamos de montar.

El montaje:

1. Cuando el bizcocho esté frío, lo desmoldamos con cuidado.

2. Lo cortamos por la mitad y extendemos la mermelada de fresas en una de las mitades.

3. Añadimos la nata montada por encima de la mermelada y colocamos encima la otra mitad del bollo.

4. Por último, espolvoreamos con azúcar glas.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments