Estilo de Vida

Martinica, la terraza de verano para viajar sin salir de Madrid

La nueva terraza de Martinica, recién inaugurado, en el espacio gastronómico de Marcello Salaris.

Somos lo que comemos y lo que viajamos. La cocina de Marcello Salaris, que trabaja el mejor producto local pasado por su filtro internacional, es la mejor prueba. Mapa de sabores y bocados del mundo.

Marcello Salaris ofrece sus creaciones con influencia de Japón, México, Marruecos y su isla natal, Cerdeña, en la espectacular sala de Martinica, y ahora también en la terraza. A un paso de la Castellana, en Pinar 6, el restaurante suma a su propuesta un espacio exterior acondicionado para disfrutar su propuesta de coctelería y las recetas del chef italiano en las noches de verano de la capital.

Martinica Madrid es el proyecto de Francisco Gil, que desembarcaba en Madrid tras su éxito en Salamanca desde 2018, formando tándem con Marcello Salaris, que ha logrado crear una sofisticada cocina fusión, muy personal, con gran presencia del producto local.

Sus platos son sofisticados –como el espacio, a cargo del estudio de arquitectura Lauzan–, auténticos, con mezclas sugerentes y una relación calidad precio apta para todos los bolsillos, con un menú gastronómico de lunes a viernes (en servicio de comida) por 29,50 euros, que incluye dos entrantes, pescado y carne, postre y una bebida. También dispone de un menú degustación, en servicio de comida y cena, por 50 euros.

En la terraza, Martinica ofrece la misma carta que su espacio interior, con propuestas renovadas. Ahora, los protagonistas son sus platos más frescos. Dos imprescindibles: Sashimi de atún rojo, ajoblanco de coco, cacahuetes y aguacate, y Ensalada de tomate, piparras, gambones a la parrilla, salmorejo y queso curado.

Todos los platos de Marcello Salaris son un universo nuevo a descubrir.

Algo viejo, algo nuevo

Entre las novedades, platos que llevan el sello del chef italiano, que ha logrado crear una sofisticada cocina fusión, muy personal, con gran presencia del producto local. Como el pulpo a la brasa con frégola sarda al ajillo, alcachofas, torreznos y cream fraiche de Yuzo; la Berenjena a la parmesana fusión italo-japonesa; o la Lasaña de carrillera de ternera con mozarella de búfala, pesto y prosciutto cotto.

Estas novedades se suman a algunos platos ya clásicos en la carta de Martinica, como el Brioche de mantequilla con presa ibérica de bellota ahumada, los Taquitos de steak tartar de solomillo de ternera con huevo de codorniz y patatas fritas o la Albóndiga de rabo de toro con anguila ahumada, berenjena y yema cruda (una propuesta de premio). Y un plato icónico en los postres: Mi viaje a Marruecos, una propuesta singular en su concepto y presentación, que condensa los sugerentes sabores y colores de la cocina marroquí –pistacho, curry, frambuesa– con base de ganache de chocolate blanco y una textura sorprendente.

A su versátil sección de coctelería, uno de los sellos de identidad del Grupo Martinica, se suma el show musical a cargo de DJ los viernes por la noche y los sábados por la tarde y noche en sala.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin