Estilo de Vida

El truco para enfriar las bebidas en tres minutos (sin usar el congelador)

iStock

Después de una larga jornada de trabajo en un caluroso día de verano, lo primero que te apetece cuando llegas a casa es tomarte un refresco o una cerveza bien fría. Pero puede ocurrir que no tengas las latas metidas en el frigorífico o que directamente te hayas quedado sin suministro y no te quede más remedio que ir a comprar.

Lea también: El increíble truco para ahorrar 75.000 euros con un sueldo de 1.500: una joven desvela cómo lo ha hecho

No te desesperes porque no tendrás que esperar una hora que tarda en enfriarse una lata en el congelador (o hasta tres para que esté bien fría) para pegarte ese ansiado y refrescante trago. Y no tiene nada que ver con envolver la lata o botella con una servilleta mojada e introducirla a continuación en el frigorífico.

Un bol, hielo, agua y sal

Para poner fin a este problemón, existe un truco que sirve para bajar la temperatura de una bebida en apenas tres minutos. Tan solo necesitarás un recipiente que puede ser un cubo o un bol; hielo, agua, sal y la bebida en cuestión, tal y como explica Miguel A. Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de Alimentos.

Para ejecutarlo, deposita en primer lugar las bebidas en el bol que tengas a mano por la cocina. Después, vierte hielo, agua y una cucharada sopera de sal común. Remueve bien. En tres minutos, tu refresco listo para consumir bien fresquito.

¿Qué explicación científica tiene?

Al combinarse el hielo y el agua con la sal tienen lugar dos reacción químicas. La reacción endotérmica es una de ellas, y es aquella en la que se consume energía en forma de calor y es lo que hace la sal al absorber el calor de las latas mientras se disuelve en el agua. De hecho, es más efectivo que el hielo.

Lea también: El truco definitivo para pelar patatas en segundos (con la ayuda de un tenedor)

Por otra parte, el descenso crioscópico se produce cuando interaccionan el agua y la sal. La Sal disminuye el punto de congelación del agua, haciendo que esta alcance una temperatura inferior a cero grados, pero sin congelarse. Así las cosas, el agua puede alcanzar hasta -15ºC.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.