Estilo de Vida

Veguicia: así es el primer zumo fresco y natural de verdad

Está claro: no hay nada más saludable que lo natural. En plena era healthy, donde todo lo verde nos llama la atención tanto en la mente como en el plato, cuesta diferenciar qué es lo que nos resulta, precisamente, saludable. Los lineales de los supermercados se encuentran repletos de propuestas de diferentes marcas, que han puesto a la venta jugos, smothies o simplemente 'bebidas sanas'. La oferta nunca había sido tan variada ni tan azucarada.

Lea también: Este refresco no solo combate el calor: ayuda a adelgazar y reduce el hinchazón de barriga

Los zumos Veguicia se alejan de este concepto, pues se elaboran con frutas y verduras frescas de temporada a las que no se les añade agua, azúcar, ni aditivos o conservantes, al igual que tampoco se utilizan para sus mezclas más complejas como congelados o concentrados.

Nuestro método de conservación patentado marca el principal valor y diferenciación frente al resto de la industria, acostumbrado a usar tratamientos químicos, térmicos o de altas presiones (HPP) para conseguir una mayor vida útil de sus productos.

¿Cuánto tiempo dura?

Esto permite que su sabor se mantenga como su materia prima: 100% fresco y natural. Y ahora te preguntarás: ¿y cuánto tiempo dura? Estas bebidas tienen 10 días de vida, durante los que se conservan sus propiedades nutricionales y físicas que necesitarán, eso sí, de conservación en frío.

La empresa riojana xExprimir apuesta con este proyecto por la innovación del sector, convirtiendo sus zumos en los únicos envasados que se mantienen totalmente naturales y frescos durante un corto período de tiempo. El proceso de investigación y desarrollo del proyecto ha durado más de dos años, y ha contado con una inversión superior al millón y medio de euros. El proceso natural que la pyme ha patentado a nivel nacional e internacional supone una exclusiva y revolucionaria solución técnica desde el exprimido hasta la conservación de sus zumos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.