Estilo de Vida

Agua de colonia, la opción más fresca (y barata) para perfumarnos en verano

El calor, el sudor, la humedad, la bruma marina... Está claro que el verano no es el mejor momento para utilizar un perfume sofisticado o excesivamente potente. Con los primeros rayos de sol optamos por algo más fresquito y liviano. Hablamos, cómo no, del agua de colonia.

El agua de colonia es la denominación de perfume más antigua de la historia. Se trata de un agua perfumada que se originó a principios del siglo XVIII por el italiano Juan María Farina. Su nombre viene de la ciudad alemana de Colonia, donde fue creada. El agua de colonia supuso una auténtica revolución, ya que no se basaba en aromas recargados, sino que proponía aromas ligeros y frescos. Empezaron a utilizarse limón, naranja, bergamota, lima, cedro y pomelo... La inclusión de cítricos, frutales y maderas abrió el camino para creaciones mucho más elegantes y sofisticadas.

Un agua de colonia contiene entre un 4 y un 8% de aceites esenciales, lo cual le aporta frescura y una presencia mucho más discreta que los perfumes habituales. Se origina por medio de una solución de aceites etéreos diluidos en etanol y sobre esta base se añaden aromas que, normalmente, suelen estar asociados a notas frescas, especialmente utilizadas durante los meses de más calor. Es perfecta para personas que buscan aromas que solo sean percibidos en las distancias cortas y se puede usar como perfume pero que también se puede añadir al agua del baño, vaporizar sobre la almohada, las sábanas o las toallas o para crear un ambiente relajante en casa.

Exista una amplia gama en el mercado, con perfumes muy variados (frutales, florales...) y también con precios de lo más variopintos: desde los 10 euros hasta los 100 y más. Es cuestión de escoger la tuya y ponerle olor a tu verano. Te damos algunas ideas.

Roger&Gallet Feuille de Figuier Agua Perfumada 100ml (31,65 euros)

Sus notas frutales de salida a flor de naranjo, semilla de alcaravea y pomelo, se funden en el corazón floral de la higuera, con una embriagadora base de cedro y almizcle. Este perfume proporciona una explosión instantánea de frescura y estímulo para los sentidos, inspirado en los jardines del mediterráneo.

Drop d'Issey Eau de Parfum Fraîche 100 ml (72 euros)

Bajo una lluvia primaveral, la naturaleza se abre y revela su verdadera belleza. Nos transporta a un viaje al corazón de la naturaleza, a través de una estela fresca y floral. Una gota de lluvia fresca, rebosante de energía y vida, despierta y refresca todos los elementos que se encuentran en su camino.

CK One Summer Daze Eau de Toilette Unisex (22,41 euros)

Transmite libertad y aventura, la sensación única de un road trip en verano. Con sus notas ácidas de cítricos y té helado de menta, esta fragancia vegana transmite una sensación juvenil de calidez y felicidad.

Agua de colonia Do not Drink Mandarina + Matcha de Sephora (29,99 euros)

Una fragancia "chispeante" tanto para hombres como para mujeres, con un 87% de ingredientes de origen natural. Mandarina jugosa y dulce, contrastada con el crujido verde del té matcha.

Green Me Mediterranean Notes Eau De Toilette (10,49 euros)

Una experiencia sensorial inspirada en los aromas del Mediterráneo con notas de salida de pomelo rosa y naranja; de corazón de grosella negra, magnolia y gardenia y de fondo de vetiver y palo de rosa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.