Estilo de Vida

El nuevo ritual de bienestar de Aire Ancient Baths con las flores como protagonistas

Aire Ancient Baths, una experiencia única.

Se trata de una experiencia de renovación única para dar vida a la piel a través de un viaje sensorial a través de los aromas y texturas florales que se realiza sobre una cama de mármol caliente.

La nueva propuesta de bienestar de Aire Ancient Baths, The Ultimate Blossom Experience, se siente por dentro y por fuera. Se trata de una experiencia de relajación para el cuerpo y la mente que se traduce en una piel resplandeciente tras un tratamiento hidratante a través de un ritual de 120 minutos.

Las flores, su aroma y sus propiedades relajantes y purificadoras para cuidar y renovar la piel, son las protagonistas. El paso a paso del ritual se realiza sobre una cama de mármol caliente y está diseñado al detalle para lograr un estado de relajación y bienestar que se nota en la piel.

La experiencia comienza con una Exfoliación floral con sal rosa del Himalaya y aceite de kukui. A continuación, una Bruma de jazmín y loto ayuda a disolver el scrub, transformando el producto en un agradable aceite floral hidratante. El siguiente paso es la Envoltura floral con arcilla de flores sagradas hindúes, que proporciona a la piel una dosis extra de hidratación y frescura a la vez que purifica. Y, para culminar la experiencia, un Masaje craneal, que termina de elevar la intensa sensación de relajación y renovación física y mental.

Este ritual, igual que el resto de las experiencias Aire, incluye un recorrido termal libre por distintas zonas de baños a diferentes temperaturas y a la luz de las velas. La experiencia está disponible en los establecimientos de Aire Ancient Bath de Barcelona, Sevilla, Vallromanes (a 25 kilómetros de Barcelona) y Andalucía, a un precio que oscila entre los 110 euros (en Barcelona y Vallromanes) y los 85 euros en Almería.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.