Estilo de Vida

La alta cocina japonesa llega a Formentera con dos espacios bajo el concepto Bichi

En BICHI, en la barra con cocina vista, el equipo prepara los bocados japos frente al comensal.

Dos barras temporales dirigidas por el chef David González, que giran en torno al mejor pescado fresco, con recetas japo-mediterráneas y guiños de autor, se instalan en el emblemático restaurante Ca Na Joana y en el recién estrenado Ínsula Beach.

La más pequeña de las Islas Baleares bulle ya en plena temporada alta, y añade alicientes a su oferta gastronómica con la llegada de un nuevo concepto: BICHI, dos pop ups dedicados a la alta cocina japonesa ubicados en el interior de dos restaurantes de la isla, Ca Na Joana e Ínsula Beach.

Ostra con Bloody Mary de remolacha.

Al frente de BICHI –que significa playa en japonés– se encuentra el chef canario David González, con una propuesta que gira en torno al mejor pescado y marisco de temporada, traído a diario desde las mejores lonjas del país y de la propia Formentera. Con doce años de experiencia como jefe de cocina en Kabuki Wellington, templo del sushi madrileño, a las órdenes de Ricardo Sanz. Su estilo aúna el conocimiento máximo del producto y el dominio de la cocina clásica nipona fusionada con ligeros toques mediterráneos y guiños a las islas, a las de su origen, Canarias, y a las de acogida, Baleares. Por eso en sus platos no falta el mojo picón o el mojo verde, la sobrasada o la miel de Formentera.

BICHI Ínsula Beach, última apertura estival en Formentera, está en la playa de Es Arenals, en Migiorn.

Algo viejo, algo nuevo

Uno de los espacios BICHI está en Ca Na Joana, un clásico de visita obligada en la isla, donde opera como barra con cocina vista en la que el equipo prepara los bocados japos frente al comensal. Abierto solo en temporada, y solo durante las noches, está especializado en cocina mediterránea tradicional, con los arroces y pescados como platos estrella. Ocupa un antiguo caserón de estilo balear en San Francesc, restaurado y con el interiorismo bohemio a cargo de su propietario, el suizo George Augsburger. Sus patios cuajados de buganvillas reúnes las mesas más solicitadas de las noches veraniegas en la isla.

En una de las playas más hermosas de la isla, Es Arenals, en Migiorn, está el chiringuito que este año estrena restaurante, Ínsula, recién reformado tras una completa reforma. En su interior, y compartiendo instalaciones, se encuentra el segundo BICHI. Abre todo el día y, aunque comparte buena parte de los platos, ofrece un ambiente más distendido y una carta algo más informal y ligera, con las algas como protagonistas de muchos de ellos. En ambos casos, el precio medio ronda los 60 euros.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments