Estilo de Vida

Por qué nunca debes quitar las hojas a las fresas si las vas a guardar en la nevera

iStock

La península ibérica está a punto de sufrir una insólita ola de calor (sí, en mayo) los próximos días. A finales de esta semana, las temperaturas diurnas podrían superar los 40 grados en puntos de los valles del Guadalquivir, Tajo y Guadiana, tal y como informa Meteored. Las noches serán tropicales en algunas zonas de Andalucía.

Lea también: ¿Te gusta la nectarina? Su consumo mejora las digestiones y frena el envejecimiento

Ante la inminente llegada del calor extremo, las rutinas de alimentación sufrirán un cambio. Se dejará a un lado los platos calientes de cuchara, y se apostará por ensaladas, platos frescos como el gazpacho o el salmorejo. Por su parte, el melón y la sandía empiezan a coger fuerza en los hogares españoles.

Las fresas son una de las frutas estrella de esta época del año, ya que suele ser habitual que los frutos de los fresales maduren entre los meses de marzo y julio. Gozan de una buena acogida por parte de la población porque son muy fáciles de comer y por su delicioso sabor.

La fresa tienen más vitamina C que la naranja

La Fundación Española de Nutrición (FEN) destaca que las fresas aportan más vitamina C que las naranjas. También contienen antocianinas y ácidos orgánicos. Son alimentos ricos en agua, por lo que su contenido energético es bajo: tienen 40 kcal por cada 100 gramos.

Como vemos, estamos hablando de un alimento saludable y propio del verano. Sin embargo, a la hora de acudir a la frutería, muchos clientes dudan por la cantidad de fresas que van a comprar. Hay que tener en cuenta que esta fruta deja de madurar, por lo que a los pocos días acaban pudriéndose.

Para intentar alargar la vida de las fresas, podemos seguir una serie de consejos. Lo primero que tenemos que hacer al llegar a casa es guardarlas en el frigorífico, ya que, de no ser así, podrían empezar a pudrirse el día siguiente. No debemos lavarlas antes de guardarlas. El motivo es que la humedad acelera el proceso de putrefacción.

¿Qué hacer en el caso de que salga moho?

De la misma forma, también hay que procurar no cortar las hojas si no las vamos a consumir en el momento. La parte verde mantiene la fruta fresca. ¿Y qué ocurre si una tiene moho? Lo suyo es desechar la fresa dañada o cortar la parte afectada y no tardar en comerla. Es importante no guardarla con el resto para que no afecte a las demás.

Lea también: Harvard desvela cuáles son las únicas dos bebidas saludables (además del agua)

A la hora de almacenarlas en la nevera, hazlo en un recipiente amplio que así las fresas no se toquen las unas a las otras. Por último, ciérralo con una tapa transpirable o papel film y haz unos pequeños agujeros. Y si no hemos sido capaces de comernos todas las fresas, optaremos a congelarlas para que nos sirva de ingrediente de zumos o batidos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin