Estilo de Vida

Del gorgojo de las palmeras al enset: los alimentos que podríamos comer tras una guerra nuclear

iStock

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha recuperado la amenaza de las armas nucleares, más propia de la Guerra Fría. Vladimir Putin no dudó en poner en régimen de alerta especial a las fuerzas disuasorias del ejército, una vez que la comunidad internacional castigó al Kremlin con durísimas sanciones económicas.

Lea también: Qué celebra Rusia este 9 de mayo y por qué es importante para el desarrollo de la guerra

Desde hace dos meses y medio, mucho se ha hablado de la posibilidad real de que se desate una guerra nuclear entre Rusia y Estados Unidos. Se estima que el país que preside Putin puede contar con 6.255 ojivas nucleares, mientras que el de Joe Biden podría tener 5.550. 

El miedo a las bombas nucleares ha desatado la fiebre por los búnkeres. Pero, ¿qué ocurriría con la comida en caso de haber una catástrofe global de tales características? Investigadores de la Universidad de Penn State (EEUU) han realizado un estudio que trata de dar con los alimentos que podríamos comer en ese caso.

Una guerra nuclear no sería solo devastadora en cuanto a muertes de seres vivos. También provocaría lo que Carl Sagan denominó 'invierno nuclear': una nube de 165 toneladas de polvo cubriría el cielo durante años e imposibilitaría la entrada de la luz solar.

En consecuencia, las temperaturas caerían en picado y el clima cambiaría por completo. El equipo liderado por Daniel Winstead, tecnólogo de investigación, y Michael Jacobson, profesor de recursos forestales, creen que el permafrost cubriría la mayoría de Norteamérica, Europa y Asia, y que las precipitaciones en el Amazonas podrían reducirse en un 90%. 

Gorgojo de las palmeras (iStock)

Del gorgojo de las palmeras al enset

También conllevaría a que los cultivos se perdieran. El frío, la falta de sol y la sequía haría que la humanidad tuviese que buscar alternativas para comer. Tan solo los trópicos más cercanos al ecuador permitirán el cultivo de ciertas especies. Por tanto, los investigadores han elaborado una lista de 247 plantas silvestre comestibles.

Lea también: ¿Qué búnkeres existen en España ante una posible guerra nuclear?

De ese listado, se han elegido 33 que podrían servir de alimento durante los años que durase la posguerra. Hay verduras de hoja, frutas, semillas, frutos secos... Y dan ejemplos. Una opción interesante la da el gorgojo de las palmeras, una larva rica en grasas y proteínas que se puede emplear para hacer panes y sopas. 

También destacan el konjac; la raíz de yuca; la seta ostra salvaje; el safou, una fruta aceitosa conocida como la ciruela africana y los bledos, una verdura muy propia del continente africano. Para cultivar, proponen: frutos de la palma y el tamarindo, dilo y acacia, gusanos de mopane, los baobabs, los ñames (típico de Canarias) y el enset, un "plátano del que se come el árbol en lugar del plátano".

Enset (iStock)
comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin