Estilo de Vida

¿Eres de horchata en verano? Su consumo mejora la microbiota intestinal (según el CSIC)

iStock

Parece que el buen tiempo predominará en la península en los próximos días, después de una de las primaveras más lluviosas que se recuerdan. Como consecuencia, subirán las temperaturas, cuyas máximas se situarán por encima de los 25 grados durante el día.

Lea también: Este refresco no solo combate el calor: ayuda a adelgazar y reduce el hinchazón de barriga

Con la llegada del calor, frutas como el melón o la sandía y productos como los helados o el gazpacho, son el centro de atención de los consumidores. Sin embargo, lo que se cuela en muchos hogares es la horchata, más aun después de que Mercadona lanzara la suya gracias a su propia marca blanca de Hacendado.

Los principales ingredientes de la horchata son el agua, la chufa y el azúcar. Puede ser consumida de tres formas: en su versión líquida, granizada o mixta. Es una bebida rica en azúcares y grasas saludables, recomendable para todas las edades pero especialmente para los pacientes con enfermedades cardiovasculares que no padezcan sobrepeso.

Tomar horchata es bueno en periodos de lactancia, embarazo y crecimiento de los niños por ser rico en calcio. Su bajo contenido en sodio y elevado en potasio la hace recomendable para pacientes hipertensos. También es apta para quienes padecen intolerancias al no tener colesterol, gluten ni lactosa. 

Alboraya, Valencia (iStock)

Igual que la dieta mediterránea o vegetariana

Los beneficios de la horchata no se quedan ahí. Ahora, un estudio del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) asegura que tomar horchata sin pasteurizar y sin azúcar añadido puede mejorar la salud digestiva, al producir cambios en la microbiota intestinal.

"En solo tres días, las poblaciones bacterianas de todos los voluntarios cambiaron hacia patrones microbianos más saludables, similares a los que promueve la dieta mediterránea o vegetariana", explica Gaspar Pérez, líder del trabajo publicado en la revista científica Nutriens.

Sin pasteurizar y sin azúcar añadido

Pero es importante aclarar que la horchata natural no es aquella que suele venderse envasada en los lineales de los supermercados. Este producto valenciano es rico en almidón resistente, ácido oleico (como el aceite de oliva) y aporta antioxidantes (polifenoles) presentes en la chufa.

Lea también: ¿Te duermes con la luz encendida? La ciencia dice que es malo para la salud

En el ensayo se tomaron muestras de heces antes y después. El análisis de la microbiota intestinal por secuenciación del ADN microbiano mostró tres perfiles de microorganismos en los participantes del estudio. Estos perfiles cambiaron en todos los casos tras el consumo de horchata, siendo enriquecidos con diversas bacterias beneficiosas y precursoras de butirato, sustancia con múltiples beneficios para el intestino y el sistema inmune.

En concreto, aumentaba la presencia de bacterias como Akkermansia (asociada a la pérdida de peso), Christenellaceae y Clostridiales, además de Faecalibacterium (asociada al control de la glucosa), Bifidobacterium y Lachnospira. "Se trata de especies que ya existían en el sistema digestivo de los voluntarios", ha recordado Gaspar Pérez, "pero que el consumo de horchata natural ha fomentado, mejorando el perfil de la microbiota intestinal de las personas que participaron en el ensayo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin