Estilo de Vida

Así tienes que hacer la maniobra de Heimlich si te atragantas y estás solo

iStock

La macabra noticia de la muerte de la mujer del doctor José Cabrera por atragantamiento a causa de una zanahoria, sorprendía a todos. La esposa del forense falleció asfixiada después de que un trozo del vegetal se quedara atascado en la glotis, durante una comida en un restaurante de Marbella.

Lea también: ¿Cómo mide la lluvia la AEMET?: el significado de los indicadores de sus previsiones

El especialista en Psiquiatría y en Medicina Legal Forense recuperó su rutina en televisión este lunes, acudiendo a una tertulia de Espejo Público. "Tengo que estar ocupado, sino te desesperas", le dijo a Susanna Griso el también colaborador de Iker Jiménez.

El atragantamiento es la tercera causa no natural de muerte en España. De hecho, la cifra de este tipo de fallecimientos asciende hasta casi los 200 al año. De ahí a que sea de vital importancia conocer las maniobras pertinentes, que pueden llegar a salvar una vida.

¿En qué consiste la maniobra de Heimlich?

La maniobra de Heimlich es la más popular. El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid explica el paso a paso para ejecutarla. Está desarrollada por el doctor Henry Heimlich en 1974 y también se la conoce como Compresiones abdominales.

En primer lugar, la persona que lo va a realizar se debe situar detrás de la víctima y colocar el puño por encima del ombligo, por debajo de las costillas y con el pulgar hacia el abdomen. Con la otra mano se debe cubrir el puño y presionar con fuerza hacia adentro y hacia arriba. 

Lea también: Un asteroide "potencialmente peligroso" se aproxima este jueves a la Tierra: ¿hay riesgo de impacto?

Pero, ¿qué ocurre si te encuentras solo y te atragantas? Lo primero que tenemos que hacer es toser. Si persiste la obstrucción, recurriremos a la maniobra de Heimlich así: debemos presionar el abdomen con un objeto o mueble contundente o con nuestro propio puño. Incluso se puede tomar carrerilla para lograr un golpe más potente.

La maniobra de Heimlich, paso a paso
comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin