Estilo de Vida

Tres trucos para guardar tus mantas y edredones ante la llegada del calor

  • Con la primavera subirán las temperaturas y la gente cambiará de ropa

La primavera va poco abriéndose paso, aunque no termina de llegar. Y es que un frente poco activo, relacionado a una baja situada al oeste de Galicia, va a entrar por el oeste de la península, dejando cielos nubosos, chubascos y tormentas en la vertiente atlántica y cantábrica. No obstante, a pesar de ello, se espera un ascenso en las temperaturas.

Este frente irá de oeste a este a lo largo de la jornada de este martes, pero se espera que las lluvias no terminen de ser muy fuertes. Estas podrán ser algo más intensas y frecuentes en las montañas de Galicia y del Cantábrico occidental.

Lea también: El truco con el que acabarás con el desperdicio de comida (y ahorrarás dinero)

Las lluvias menos probables se producirán en el sur de España, mientras que el tercio oriental y las islas Baleares la nubosidad solo será de nivel medio y alto. En Canarias, el martes vendrá con cielos nubosos y probables lluvias débiles en el norte del archipiélago e intervalos nubosos en el sur.

Las mantas vuelven a los armarios

En relación a las temperaturas, el organismo advierte de que subirán en el cuadrante noroeste pero bajarán ligeramente en el resto del país. Las mínima ascenderán y lo harán de forma más acusada en el interior peninsular. Por tanto, poco a poco se llegan a unas temperaturas más habituales de finales de abril, con el sol, el calor y el buen clima a la vuelta de la esquina. 

Lea también: Desvelan un truco para perder más calorías mientras caminas: así puedes perder peso más rápido

Por este motivo, con el verano cada vez más cerca, los días son más largo y las temperaturas ascienden a medida que avanzan las semanas. Por eso hay que anticiparse a los acontecimientos y comenzar a pensar qué haremos con las mantas y la ropa de invierno en su transición a la llega de los aires acondicionados y ventiladores.

El truco para guardar las mantas y ropa de abrigo

Hay muchas personas pensando ya en hacer el cambio de armario, ya que facilita la vida tener todo organizado y bien ordenado dentro del hogar. Este cambio de armario implica a mantas y ropa de abrigo y otro tipo de enseres que invierno son indispensable. 

Con el cambio de temporada y estación, una limpieza es imprescindible. Por eso, el primer paso antes de guardar todo, es limpiarlo todo y dejar que todo se seque bien para que no huela a humedad. Si tu edredón es de plumas, puedes lavarlo en la lavadora. Es importante comprobar que no es necesario comprimir demasiado el edredón para introducirlo en la máquina. A continuación, usa suavizante y detergente.

Después conviene secar el edredón al aire libre, pero si el edredón no cabe en la lavadora, es mejor que lo lleves a una tintorería. En muchas lavanderías y tintorerías, existen también una serie de máquinas secadoras de gran tamaño que ayudan a tener la ropa totalmente seca en apenas unos minutos. 

Tres formas de guardar tus mantas y ahorrar espacio

Para guardar la ropa en casa sin que nos quite mucho espacio, hay varios trucos a tener en cuenta. El primero de ellos es comprar fundas, a ser posibles, que permitan una compresión al vacío, lo que hará que se adapte mejor a los distintos habitáculos donde queramos guardarlas. La mayoría de modelos pueden adaptarse a los estantes superiores del armario y están dotados con una cremallera para proteger la ropa durante los meses que no la utilices.

Es clave, antes de comprar la bolsa, que compruebes su tamaño y anchura para que aproveche bien los armarios. Hay bolsas para guardar la ropa que, en lugar de abrirse por arriba, se abren por uno de los lados, de manera que si necesitas algo de su interior, no tendrás que sacarla del armario. Tan solo tendrás que acceder al contenido a través de su apertura frontal. 

Una primera alternativa es guardar la ropa al vacío, técnica mediante la cual el producto pierde un 75% del espacio que ocupa. Además, ayuda a protegerlo del polvo, la suciedad y la humedad.

Estas bolsas son ideales para mantas, edredones, sábanas y hasta abrigos de plumas. Estas bolsas te cabrán en cualquier lugar, ya sea en el altillo de los armarios, en un lateral o, incluso, en el canapé de la cama. Eso sí, al sacar la ropa de estos sacos habrá que plancharla bien, ya que es probable que se haya arrugado. 

Otro consejo es guardar todo bajo la cama. Si tu armario es muy pequeño, debajo de la cama se pueden guardar todos esos enseres. Hay algunos  privilegiados que cuentan con un canapé en la cama que facilita el guardado y ahora mucho espacio en el dormitorio. Pero si tu cama tiene una estructura normal y no cuentas con ese gran maletero, puedes hacerte con unos cajones o cajas que puedes colocar bajo la cama.

Un truco que muy poca gente tiene en cuenta. En los pisos muy pequeños el espacio puede suponer un problema, por lo que una salida que pocos contemplan es aprovechar las maletas vacías para meter abrigos y ropa de invierno hasta hace relativamente mal.

Sea como sea, conviene que las mantas se guarden en un espacio limpio, seco y oscuro, de manera que la ropa no coja humedades ni le dé el sol, ya que podría dañarla. Para estos casos, lo mejor es utilizar bolsas opacas o meterlas dentro de un armario, bien protegidas de todos estos elementos. Para evitar malos olores, existen unas bolsas pequeñas que ayudan a conservar la tela de todo tipo de tejidos sin importar el sitio donde se almacenen. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin