Estilo de Vida

Seis trucos para reforzar tu sistema inmunológico ante el fin de las mascarillas

  • El Gobierno aprueba hoy el decreto que levanta su uso obligatorio

El final de las mascarillas es ya una realidad. Al menos, de momento. El Consejo de Ministros aprobará hoy un Real Decreto que hará que el uso de las mascarillas en los espacios interiores dejará de ser obligatorio a partir de este mismo 20 de abril, día en el que será publicada la medida en el Boletín Oficial del Estado.

De momento, no se conocen de forma oficial cuales serán los espacios en los que aún seguirá siendo obligatorio. Sin embargo, el informe de 'Posicionamiento de la Ponencia de Alertas, Planes de Preparación y Respuesta sobre el uso de mascarillas en espacios interiores', avanza que lo deberían llevar trabajadores y visitantes de centros asistenciales y personas ingresadas cuando estén en espacios compartidos fuera de su habitación o en centros sociosanitarios; y cuando se vaya en el transporte público.

Lea también: ¿Es el café bueno para la salud?: 10 beneficios para el organismo que desconocías

Carolina Darias también dio algunas pistas hace unos días en palabras para El País. "Sí que lo seguirá siendo en el interior de los centros, de los servicios y de los establecimientos sanitarios. Esto incluye las farmacias, los hospitales, los centros de salud y de transfusión de sangre", aseguró antes de añadir que "no hay ninguna excepción en los transportes públicos., hay que llevarla en todos".

Las dudas con las mascarillas en el trabajo

En el mencionado documento, se recomienda no utilizar la mascarilla por parte de los alumnos en el ámbito escolar y realizar un uso responsable de la misma entre la población vulnerable en cualquier situación en la que tenga contacto prolongado con personas a distancia menor de 1,5 metros; y profesores con factores de vulnerabilidad.

Por su parte, una de las grandes dudas es qué sucederá en el ámbito laboral. En el informe, se aconsejó utilizar la mascarilla siempre que el trabajo deba realizarse a distancia interpersonal de menos de 1,5 metros y no pueda garantizarse la ventilación adecuada del espacio. Darias ha asegurado que será el departamento de riesgos laborales de cada empresa el que decida la exención de la mascarilla. 

Adiós a las mascarillas, hola a los virus

Ante esta situación, y la bajada de temperaturas que se vivirá en España a lo largo de esta semana, la eliminación de las mascarillas pondrá en circulación otros virus (más allá del de la covid-19) que puede traernos resfriados y gripes que hasta ahora se habían frenado gracias a la protección que los tapabocas nos proporcionaban. Por ese motivo, ahora más que nunca, es muy importante reforzar nuestro sistema inmunitario. 

Lea también: Cinco rotundos motivos por los que las bebidas energéticas son perjudiciales para la salud

Antes que nada, cabe explicar quienes son las personas más afectadas por el frío. Los colectivos más vulnerables son las personas mayores, junto con los niños y los enfermos crónicos. El consumo de algunos medicamentos modifica los mecanismos que regulan la temperatura corporal, así como el nivel socioeconómico al que perteneces o el lugar en el que trabajas. Por ejemplo, evidentemente, las personas que trabajan al aire libre se exponen más al frío.

Seis trucos para reforzar el sistema inmunitario

Hay muchas maneras de reforzar las defensas del organismo. Proponemos algunas de ellas:

1. Seguir una dieta saludable y equilibrada

Intenta que la alimentación favorezca la producción de energía calorífica. Hay sustancias naturales, como el propóleo, que refuerzan nuestro sistema inmune. Otras, como la vitamina C, tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

Es recomendable, por contra, reducir la ingesta de azúcares y harinas refinadas y optar por vegetales, frutas y otros productos, como el jengibre o el cacao, que contienen polifenoles y potasio. Todo ello, hará nuestro cuerpo más resistente a los virus.

2. Controlar el estrés y apostar por el descanso

El estrés perjudica al sistema inmunitario porque altera las funciones del organismo. El yoga o la meditación ayudan a reducir la ansiedad. También lo hace un buen descanso, que debe hacerse en lugares ventilados y dejando a un lado las pantallas.

3. Hacer ejercicio

El ejercicio físico mejora el sistema inmunológico, además de favorecer la liberación de endorfinas (la hormona de la felicidad) y ayudarnos a gestionar el estrés y la ansiedad.

4. Reforzar las defensas con probióticos

Debes reforzar las defensas de forma natural con productos naturales de herbolario o farmacia. Está comprobado que la soja, ciertos yogures, la jalea real o la equinácea le vienen de perlas a nuestro organismo en invierno.

5. Beber mucha agua

Hay que beber mucho líquido, como agua, infusiones o zumos. Eso sí, hay que dejar a un lado el alcohol. Las primeras te ayudan a entrar en calor, mientras que las bebidas alcohólicas favorecen su pérdida.

6. Abrigarse bien

Hay que salir de casa vistiendo ropa abrigada (si fuera necesario guantes y gorro), ya que protege zonas por las que el cuerpo pierde calor. En casa, debemos controlar la temperatura para que esté al menos a 20 ºC.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments