Estilo de Vida

La carta perfecta para los amantes del queso, con lo mejor de cada casa

Pizza cuatro quesos de DItaly.

Estos son algunos de los mejores platos con el queso como protagonista que merece (mucho) la pena buscar y probar. Desde platos en restaurantes de alta cocina hasta propuestas delivery y take away.

Acaba de ser el Día Internacional del Queso, pero cualquier día es bueno para la legión de locos-por-el-queso, siempre dispuestos a probar una nueva variedad, un nuevo plato. Estas son algunas propuestas:

Pizza cuatro quesos de DItaly

Su concepto de pizza es disruptivo, máxima expresión de la "sprezzatura" italiana a través de una pizza napolitana con estilo propio. Productos de origen italiano que se combinan convertidos en una auténtica oda al sabor. En la carta de sus establecimientos en Madrid, Málaga y Valencia, la 'Pizza tre formaggi' lleva mozzarella "fior de latte", gorgonzola y parmesano rallado. Pero en su servicio delivery y take away hay una "cuatro quesos" soberbia, con Grana padano DO, mozzarella fior di late, Gongonzola DO y ricotta.           

Cazuelita de queso fundido de Barracuda MX

Un plato clásico en los restaurantes de cocina mexicana que en los fogones de Roberto Ruiz asciende –como todo– a otro nivel: Cazuelita de queso fundido con arranchera y salsa de chorizo norteño, acompañado de salsa costeña y tortillas de trigo. Un plato potente, pero delicado al paladar, que es pura tradición mexicana y que en Barracuda MX, al lado de la Puerta de Alcalá de Madrid, se convierte en alta cocina. Precio: 16,30 euros.

Burratta trufada con calabaza de Belbo dos Besos

Un plato omnipresente en las cartas de todo tipo de restaurantes, Belbo dos Besos, en Barcelona, le dedica una sección muy especial en su carta: burrattas y stracciatellas perfectas, como la Burratta trufada di Puglia con calabaza asada y sus pipas tostadas. En la primera planta de su restaurante de Rambla Cataluña. Precio: 16,50 euros.

Caprese de burrata ahumada de Leña

Leña es mucho más que un steakhouse. El restaurante madrileño, en el Hotel Hyatt Regency Hesperia, y su local de Marbella ofrecen una carta en equilibrio entre la técnica de Dani García y el respeto por el producto y su versatilidad ante las brasas, con un toque muy personal y una reconocida influencia internacional. Su Caprese de burratta ahumada con tomates frescos y secos, albahaca y piñones, es un buen ejemplo. Y un espectáculo para los sentidos. Precio: 15 euros.

Carro de quesos de Saddle

Y para espectáculos, el Carro de quesos de Saddle, una visita obligada para los amantes de la alta gastronomía dirigido por Stefano Buscema y cuya propuesta gastronómica ha sido diseñada por el chef Adolfo Santos, en la que el queso tiene un papel muy especial. Para cerrar una selecta experiencia gastronómica en el local madrileño, el equipo de Saddle propone disfrutar cada día de una cuidada selección de 35 quesos en el punto perfecto de maduración, entre las más de 150 referencias que guarda el restaurante en sus cavas. Precio: 20 euros media ración, 34 euros la ración.

Mac and Cheese de La Gran Familia Mediterránea

Es el servicio delivery de Dani García, con el que el chef malagueño está cumpliendo su sueño de llevar la alta cocina a los hogares españoles. Hay un poco de todo, cocina fusión asiática y mexicana, platos italianos, tapas tradicionales son un toque irreverente, como las empanadillas de rabo de toro. Y un clásico para los amantes del queso: los Mac and cheese de cuatro quesos, con un toque especial de panko y pimentón. Precio: 9 euros.

Carbonara servida en queso pecorino de Belbo Fasto

Belbo Fasto, en Barcelona, es la propuesta italiana de Belbo Collection con la firma del chef Jesús Sánchez. La presencia del queso está garantizada. Uno de sus platos más icónicos son los Espaquetis carbonara servidos en queso pecorino, un queso de oveja curado dentro del cual termina el ensamblaje de sabores del plato. Precio: 15 euros.

Buñuelitos de Idiazábal de Lakasa

Un clásico que nunca falta en la carta del restaurante madrileño y también en su oferta take away. Fue el primer plato que sacó César Martín cuando abrió La Abacería de la Villa a finales de los 90. Y siguen triunfando. La clave está en la selección de la materia prima, un Idiazábal de un caserío en Asteasu, en Guipúzcoa, con un punto de maduración exacto de 90 días. Precio: 8,50 euros media ración y 16 euros la ración.

Tarta de queso Idiazábal de Perretxico

No faltan los quesos en la carta de los locales madrileños de Perretxico –ni en el de Vitoria y Logroño–, quesos de autor, de Sabin Aizpeloa, e Idiazábal de Etxebarri, protagonista absoluto, presente en finas lascas en su Steak tartar de txuleta, con aliño truffé y almendras, y en una Folkatxa con puerro asados y pesto. Pero el broche final para cualquier amante del queso es su Tarta de queso Idiazábal muy cremosa, que se sirve caliente, con compota de manzana y nueces. Precio: 6,5 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin